Ahora es gestora de paz y cristiana

Conceden libertad condicional a “Karina”, exguerrillera de las Farc

Elda Neyis Mosquera García argumentó que cumplió con una pena de ocho años prevista en el marco de la ley de Justicia y Paz. Saldrá en libertad en las próximas horas.

Elda Neyis Mosquera García, alias Karina.Archivo particular.

Un magistrado del Tribunal de Justicia y Paz de Medellín le acaba de conceder la libertad condicional a Elda Neyis Mosquera García, alias Karina, una de las exguerrilleras vieja data de las Farc (convertido ahora en partido político). Esta decisión se da luego de argumentar “tiempo vencido” en el marco de esta ley de justicia transicional, es decir, ya cumplió los ocho años de prisión según lo previsto en la Ley 975 de 2005. (Le podría interesar: Farc no se van a dejar quitar el poder fácilmente: alias 'Karina')

Karina, quien permanece detenida en el en la Brigada 17 del Ejército, ubicada en el municipio de Carepa (Antioquia), tendrá su boleto de libertad en cuestión de horas. En su momento, la exguerrillera se sentía amenazada (por sus propios excompañeros o  familiares de víctimas) al colaborar con la justicia, por lo que no habría solicitado la libertad anteriormente. Mosquera García, igualmente, seguirá colaborando con la justicia.

Elda Neyis Mosquera García se le atribuye participaciones como la toma guerrillera de Nariño (Antioquia), donde murieron nueve policías y siete civiles, en 1999; el asesinato de Óscar Mario Cifuentes Giraldo en el corregimiento Florencia de Samaná (Caldas), dos años más tarde; el secuestro de Jaime Antonio Montoya Londoño, en 2001; y el desplazamiento y posterior asesinato del campesino Ernesto de Jesús Tabares Márquez, de 75 años. (Lea: El perdón de ‘Karina’)

También se le atribuyeron delitos como homicidio, daño en bien ajeno, terrorismo, rebelión y secuestro extorsivo. Karina fue guerrillera y comandante del frente 47, facción que operaba en el oriente antioqueño y los departamentos de Caldas y Chocó. Se desmovilizó el 18 de mayo de 2008 y manifestó haber ingresado a las filas de las Farc a la edad de 16 años por los problemas de pobreza y miseria. Dijo que la única forma de mantenerse en la guerrilla era cumpliendo las órdenes de los mandos superiores.

“No quiero seguir siendo más alias Karina, quiero luchar por las posibilidades que nos ha dado el (entonces) presidente Uribe, como la desmovilización, porque la única manera de mantenerse en la guerrilla es obedeciendo las órdenes de los altos mandos", explicó la exintegrante de las Farc en una versión libre de Justicia y Paz en 2009. (En contexto: "Karina", la mujer más cruel de las Farc y la obsesión de Uribe)