La contralora no se retracta

Dice que tiene las pruebas de que el fiscal recibió dineros de Saludcoop una vez posesionado. Montealegre lo niega.

La contralora Sandra Morelli insistió en su denuncia contra el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre. / Archivo - El Espectador

El fiscal general dice que usted está fabricando y diseñando pruebas en su contra. ¿Cuál es su reacción?
Escuché las declaraciones tratando de ver a qué pruebas construidas se refería, pero como no dice en concreto cuál es el documento construido, cuál es la falacia, dónde está la falsedad, pues me cuesta mucho trabajo contestarle puntualmente.

Usted está acusando al fiscal, el jefe del ente investigador más grande del país. Debe tener pruebas muy contundentes en su contra.
Sí, señor. Todo surge cuando se hace la auditoría frente a la intervención de Saludcoop. Allí se pide la información de los balances, de estados financieros, y hay un reporte que hacen las empresas intervenidas trimestralmente a la Superintendencia de Salud. El funcionario que revisa el asunto se percata de que hay contratos de asesoría jurídica en ejecución y que ese reporte se sucede de la misma manera durante 18 meses, dando cuenta de la amortización de honorarios de manera diferenciada. Verificamos los soportes y no aparece en ningún momento ninguna cesión de contrato.

¿Nos está diciendo que hay contratos de Saludcoop vigentes con el señor fiscal?
Correcto. Eso es lo que reporta la información que manda un intervenido a una autoridad que lo vigila, y además lo hace trimestralmente durante 18 meses. (Allí) no se plantea que haya ningún error y eso está reflejado en su contabilidad.

Pero la Supersalud dijo que usted habría cometido un error al basar su acusación en esa información, y ya se aclaró que estaba equivocada.
Me llama poderosamente la atención el comportamiento del superintendente. Él recibe la información como está y si se da cuenta de que no responde fidedignamente, pues deberá adoptar correctivos y poner sanciones, pero no puede salir a buscar el sustento de la información para verificar que luego lo que cuelga en la página quede bien y que todo eso se haga por fuera de los plazos y de los canales establecidos.

Si la información existe, como usted dice, ¿por qué estaría la Supersalud, tratando de defender al fiscal?
Eso toca preguntárselo al señor superintendente.

¿Cómo es que el fiscal tiene contratos vigentes? Él dice que los cedió.
La verdad es que (en unos documentos) se dice que hay cesión de contrato a un doctor Camilo Vela. ¿Eso qué quiere decir? Que los contratos siguen en ejecución y lo que dicen el fiscal y el superintendente es que esa ejecución ya no estaría a cargo del actual fiscal, sino a cargo de quien recibió esos contratos. En ese orden de ideas, la información no está tan equivocada y faltaría haber registrado esa cesión. (Además) se establece que al señor Vela se le pagará, por parte de Saludcoop, con recursos propios, de tal manera que los contratos están vigentes. La manera de pago al señor fiscal fue anticipada, en un caso $950 millones y en el otro $250 millones, pero no se registra que en ese momento hubiera operado una restitución de honorarios correspondientes a las obligaciones no cumplidas por él, por la circunstancia de que fue nombrado fiscal. ¿Eso qué quiere decir? Que él recibió un pago por una actividad que no desarrolló.

La Fiscalía tiene investigaciones abiertas contra la Contraloría. Una por el arriendo de $2.500 millones anuales de su nueva sede y otra por supuestas chuzadas a periodistas. ¿Esto no es una retaliación hacia el fiscal por las investigaciones que adelanta contra usted?
La contralora ha sido denunciada muchas veces y ha sido absuelta. Se le han archivado 15 investigaciones penales. En ningún caso ha dicho: “Yo no me dejo investigar, no quiero que me revisen”. Lo que pasa es que llegaron unas investigaciones que siempre tenían como objeto establecer cuál era la situación de los procesos de salud y cómo se habían obtenido las pruebas. (La Fiscalía) se llevaba los respectivos expedientes y las visitas no fueron una, ni tres, ni cinco, fueron 10, 15, 18, y cuando la gente era llamada a hacer declaraciones, siempre llegábamos al tema de Saludcoop. En ese momento me di cuenta de que había una orientación específica que tiene que ver con un caso en el que el fiscal se ha declarado impedido.

¿Pero esta es una retaliación suya?
No existe absolutamente nada personal, entre otras porque, antes de que fuera fiscal, al doctor Montealegre yo lo había visto cinco veces en la vida. Nunca fuimos a almorzar ni nos tomamos un café ni desayunamos; teníamos una relación muy cordial. Yo fui particularmente muy amable cuando él litigó ante la Contraloría, muchas veces lo recibí en mi casa.

¿Usted está convencida hoy de que el fiscal Montealegre es culpable de estar cumpliendo con unos contratos que no debería estar cumpliendo?
No puedo decir que él es culpable. Ayer, a las preguntas que me hacían, yo respondía: “Pero ¿quién dicta aquí una decisión? ¿Lo hace el Congreso o lo hace el denunciado?”. La decisión aquí no la dicta el denunciado ni la denunciante; eso lo tiene que decidir la Cámara de Representantes. Yo tengo los elementos suficientes, claros, objetivos, fundados en documentos públicos que no han sido tachados de falsos, que no se pueden desvirtuar por el dicho de quien tiene la responsabilidad de hacerlo, de llevar las cuentas. Usted no puede hacer el libro de contabilidad como en una tienda. Todo esto para decirle que yo no dicto sentencia ni la dicta el señor fiscal. Aquí hay unos representantes responsables de hacer la investigación y de decidir.

“Contralora miente”: fiscal Montealegre

El pasado jueves, desde Cartagena, el fiscal Eduardo Montealegre arremetió como nunca antes contra la contralora Sandra Morelli. Dijo que la Superintendencia de Salud le había certificado que los contratos que había suscrito como abogado de Saludcoop habían sido cedidos en su momento y que por un error humano aún aparecían en el sistema.

Añadió que Morelli había dicho una mentira del tamaño de una catedral, le exigió que se retractara de sus señalamientos y sostuvo que si ella hizo lo que hizo con una personalidad como él, qué no podría hacer contra un particular.