Las dudas sobre la versión de los hermanos Uribe Noguera

A pesar de que han asegurado que no tuvieron nada que ver con el asesinato de Yuliana Samboní, la Fiscalía les imputó el delito de favorecimiento en secuestro. Para el ente investigador, los hermanos no habrían contado toda la verdad sobre el crimen que cometió Rafael Uribe Noguera el 4 de diciembre.

Catalina y Rafael Uribe Noguera. / Foto: Archivo particular

En el complejo judicial de Paloquemao, la Fiscalía les imputó cargos a Catalina y Francisco Uribe Noguera por el delito de favorecimiento en secuestro en la mañana de este viernes 30 de diciembre, al estimar que ambos hermanos ocultaron información relevante sobre el crimen que su hermano, Rafael Uribe Noguera, cometió contra la menor Yuliana Samboni el pasado 4 de diciembre.

A puerta cerrada, la Fiscalía adelantó la sesión, que a pesar de estar citada para las 8:00 de la mañana,  comenzó a las 6:00. Si bien Francisco Uribe Noguera pidió excusas públicas por el secuestro, la tortura, la violación y el asesinato que sufrió Yuliana Samboní a manos de su hermano, Rafael Uribe Noguera, la Fiscalía cree que él y su hermana Catalina no contaron toda la verdad de lo que ocurrió el día de los hechos.

Para la Fiscalía, al hacer un recuento de lo que ocurrió el 4 de diciembre, es claro que las acciones u omisiones de los hermanos Catalina y Francisco Uribe Noguera fueron claves para el desenlace que tuvo la desaparición de Yuliana Samboni del barrio Bosque Calderón.

El primer contacto que tuvo el Gaula de la Policía con Francisco Uribe Noguera, abogado, fue al medio día de ese domingo. En esa llamada, los investigadores del grupo antisecuestro de la Policía le informaron que la camioneta a nombre de su esposa había estado en el barrio donden vivía Yuliana Samboni, y que al parecer, su hermanao la había secuestrado. 

Dos horas más tarde, Francisco Uribe Noguera se reunió por primera vez con los agentes que seguían el caso. Les dijo que la camioneta estaba en poder de su hermano. Luego, Francisco Uribe reapareció a las 7:00 de la noche, y fue cuando dijo que, en el taxi de camino a la Clínica Navarra, su hermano le había confesado que había asesinado a la niña Yuliana Samboní.

No obstante la minuta del edificio Equus66, donde ocurrieron los hechos, muestra que él y su hermana Catalina entraron al apartamento a las 3:40 de la tarde de ese domingo. Según el testimonio que le dio Francisco Uribe Noguera a la revista Semana, en esa visita encontraron a su hermano en muy mal estado, pero que en ese momento no les dijo nada sobre la niña.

En cambio, hay pruebas médicas que apuntarían a que la ingesta de alcohol y cocaína por parte de Rafael Uribe Noguera habría ocurrido horas después del asesinato, por lo cual existe la hipótesis de que alguien hizo consumir estas sustancias al confeso asesino para evitar que fuera procesado por la justicia. Estas acusaciones han sido negadas de forma rotunda por Catalina y Francisco Uribe Noguera. 

El análisis de las llamadas entre los Uribe Noguera desde el mediodía del 4 de diciembre, cuando fueron contactados por el Gaula, hasta las 7:00 p.m de ese día, cuando se encontró el cuerpo de la menor, han sido cruciales para adelantar las investigaciones. Asimismo lo fue la declaración del taxista que llevó a los hermanos hasta la Clínica con Rafael Uribe Noguera.

El ente investigado avanza además en las pesquisas sobe una posible manipulación de la escena del crimen por parte de los Uribe Noguera, así como un posible ocultamiento de pruebas. De acuerdo con el fiscal general Néstor Humberto Martínez, “en relación con el ocultamiento, que ha sido una preocupación inicial de la Fiscalía, que puede haber sido la génesis de una obstrucción a la justicia, se sigue avanzando con el acopio y recaudo de pruebas y esa hipótesis investigativa no ha sido terminada. Estamos esperando la cooperación de unas pruebas producto de la cooperación judicial con EE. UU. y estamos recaudando mayor acervo probatorio”.

Por otra parte, en la mañana de ayer la Embajada de los Estados Unidos en Colombia, informó que le había suspendido la visa a la pareja de hermanos, pues al parecer, Catalina Uribe intentó salir del país el pasado 25 de diciembre pues tenía un viaje programado para esas fechas. De forma inmediata, la Fiscalía habría puesto en conocimiento de las autoridades norteamericanas la situación jurídica de los Uribe Noguera, que tomó las acciones ya mencionadas.