ELN no niega supuesto atentado, pero dice que Gobierno manipuló información proveniente de Cuba

Noticias destacadas de Judicial

El Frente de Guerra Oriental emitió un comunicado público en el que no niega directamente el supuesto atentando que estarían planeando en Bogotá, pero sí manifiesta que el Gobierno nacional se ha valido de manipulación mediática.

A través de un comunicado, el Frente de Guerra Oriental del Ejército de Liberación Nacional (Eln) respondió a la alerta presentada al gobierno por el embajador de Cuba, José Luis Ponce, respecto a un posible atentado terrorista en la capital del país. En la declaración no desmiente la realización de la acción violenta, pero la estructura armada indicó que sus delegados en Cuba tienen la misión oficial de adelantar diálogos y no de planear acciones militares. A renglón seguido, manifestó que el Estado colombiano “tercamente” planteó diálogos sin cese bilateral al fuego y ahora pretende imponer otras condiciones. (Lea también: Análisis: Cuba y la “amenaza terrorista” del Eln)

El Frente Oriental del Eln expresó que el comisionado de paz Miguel Ceballos y el ministro de Defensa, Diego Molano, le han “cerrado la puerta a cualquier posibilidad de diálogo con el Eln en nombre del establecimiento, para desatar y justificar una guerra sin cuartel”. Con lenguaje discursivo, agregó que el Ministerio de Defensa se ha convertido en una “plataforma económica y política” y el Gobierno se ha valido de la desinformación y la manipulación mediática para tratar lo relacionado con los diálogos de paz y la información proveniente de Cuba.

Posteriomente, en un nuevo comunicado, la Dirección Nacional del Eln precisó que “después de verificar con todas las estructuras guerrilleras del Ejército de Liberación Nacional, clarificamos que la información que recibió la Embajada de Cuba en Bogotá no hace parte de los planes militares del Eln, y es posible que se trate de un falso positivo montado por la inteligencia militar del Estado”.

En ese sentido, para la organización armada las fuerzas estatales estarían planeando acciones terroristas contra la población con el propósito de responsabilizar al Eln, según ellos, para “intensificar las presiones internacionales” contra la delegación de diálogos que se encuentra en Cuba. “Nuestra delegación de diálogos que se encuentra en la Habana tiene la orientación exclusiva de realizar un trabajo en la búsqueda de la paz, y no participa en la elaboración de planes militares ni mucho menos en la orientación y ejecución de operaciones militares”, puntualizó esa guerrilla.

El tema de Cuba salió a relucir esta semana en la agenda mediática, luego de que la embajada de Cuba en Colombia alertara a la cancillería sobre una supuesta acción terrorista que estaría siendo planeada por el Frente Oriental de Guerra del Eln. La delegación diplomática advirtió que no pudo confirmar la información, pero que tuvo conocimiento sobre la posible acción armada. De igual manera, el memorando señaló que se le preguntó a la delegación de líderes del Eln en Cuba sobre estos planes, pero que habrían expresado su “total desconocimiento”.

En la noche del pasado lunes, el gobierno, a través del nuevo ministro de Defensa, Diego Molano, y el comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, confirmaron la existencia de la carta. En una breve intervención, Molano informó que tras la muerte de alias Uriel se recolectó información de inteligencia sobre la planeación de atentados terroristas en el país. Ceballos fue más allá y, aunque reconoció el gesto realizado por el gobierno cubano, volvió a pedir la extradición de los miembros del comando central que están en la isla desde 2019.

Además, cuestionó la unidad del Eln, pues supuestamente los guerrilleros en la Habana desconocen la información sobre los planes para realizar ataques terroristas en Colombia. Para Ceballos, una muestra de que no se puede llevar a cabo un proceso de paz con dicho grupo. El Frente de Guerra Oriental del Eln fue señalado como autor material del ataque con un carro bomba en contra de la escuela de cadetes general Santander. Precisamente esta acción terrorista, ocurrida el 17 de enero de 2019, rompió los diálogos y de paso aportó consecuencias negativas para las relaciones entre Cuba y Colombia. (Le puede interesar: Información sobre amenaza del Eln es vaga, pero Bogotá la toma en serio y está preparada: Claudia López)

Tras el atentado, el presidente Iván Duque suspendió las conversaciones de paz que se estaban llevando a cabo con el Eln en la isla y, además, pidió que los líderes de dicha guerrilla, que hacían parte de la delegación negociadora, fueran extraditados a Colombia. Sin embargo, el gobierno de la isla se negó, bajo el argumento de que en los acuerdos y protocolos de la negociación política se especificó que, en caso de ruptura, los guerrilleros iban a tener una ventana para volver al país sin que las Fuerza Pública se los impidiera o los persiguiera.

Desde entonces, Colombia ha reiterado su pedido de extradición, pero Cuba no modifica su postura. El choque incluso llevó a que sectores cercanos al Ejecutivo, sobre todo miembros del Centro Democrático, pidieran la ruptura de las relaciones con el gobierno presidido por Miguel Díaz-Canel. La negativa de la isla a extraditar a los líderes guerrilleros fue también una de los argumentos que usó Estados Unidos para incluir nuevamente a Cuba en el listado de países apoyan al terrorismo. Aunque esta decisión no fue respaldada directamente por el presidente Iván Duque, el comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, la calificó como un “espaldarazo al gobierno colombiano”. (Noticia relacionada: Congresistas piden a Duque retomar diálogos con ELN y destacan a Cuba como “promotor de paz”)

Comparte en redes: