Exsubdirector del DAS dio la orden de asesinar a Jaime Garzón: Piedad Córdoba

La exsenadora liberal aseguró que varios paramilitares le explicaron la relación que tenía José Miguel Narváez con las Autodefensas Unidas de Colombia.

Piedad CórdobaÓscar Pérez/El Espectador

Ante el juez séptimo especializado de Bogotá, la exsenadora liberal Piedad Córdoba Ruiz aseguró que conoció por voz de los exjefes paramiltiares que el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez instigó a Carlos Castaño para ejecutar el asesinato del periodista y humorista Jaime Garzón Forero, al considerar que era una persona que tenía nexos con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En su declaración, la excongresista aseguró que después del asesinato de Garzón hizo una “especie de gira” que hizo por diferentes cárceles de Estados Unidos y de Colombia. En dichos encuentros, como jefe de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, conoció la cercanía de Narváez con las Autodefensas Unidas de Colombia.

Córdoba Ruiz aseguró que cuando estuvo secuestrada conoció los planes de Carlos Castaño para matar a Jaime Garzón, a quien se refería con el sobrenombre de ‘betún’. Sin embargo, no fue hasta en esa gira que conoció los autores intelectuales de dicho crimen y los motivos del mismo. “Ellos (los exjefes paramilitares) acusan a Narváez de ser el autor intelectual, el que da la orden es Carlos Castaño”.

En este sentido reiteró que todos los exjefes de las AUC coincidieron en afirmar que Narváez era uno de los asesores del grupo armado ilegal. Sin embargo, después del asesinato del periodista, el 13 de agosto de 1999 se tomó la decisión de ponerle punto final a esta relación puesto que se consideró que los había hecho cometer muchos errores.

Haciendo referencia a las declaraciones de ‘Don Berna’, la exsenadora manifestó que los paramilitares consideraron que se “había cometido un gran error” al asesinar a Jaime Garzón. “Debido a la conmoción del país por lo que se tomó la decisión de prescindir de los servicios, porque según ellos les había hecho cometer muchos errores. Esa se consideró la gota que rebosó el vaso por lo que se tomó la decisión de de no contar con esa asesoría”.

“Jaime te van a matar”

Ocho días antes del asesinato de Jaime Garzón, la entonces senadora liberal se reunió en un restaurante en el sector de La Soledad, en el centro de Bogotá, con el periodista. En ese encuentro le manifestó los intereses de Carlos Castaño Gil de asesinarlo puesto que lo catalogaba de ser un “subversivo” y tener nexos con el ELN.

Córdoba Ruiz, conoció todos estos detalles durante su retención (21 de mayo del 1999 al 4 de junio de ese mismo año). Poco tiempo después de su liberación se reunió con Garzón Forero, quien en ese momento no le paró mucha atención a lo que le comentaba la senadora.

Igualmente le manifestó que él era víctima de una serie de seguimiento, sin embargo el periodista se mofaba de eso. “Recuerdo la última conversación que tuve con él. Yo le dije, cuando regrese del secuestro: ‘Jaime a ti te van a matar’ (…) a mi me liberaron pero a ti te van a matar. A ti te canjearon por mí”.

La testigo aseguró que los detalles del crimen de Jaime Garzón así como los móviles de su secuestro fueron detalladas por los extraditados jefes paramilitares Salvatore Mancuso, ‘El Tuso Sierra’, ‘Don Berna’, así como ‘Ernesto Báez’, ‘Don Mario’, ‘El Alemán’, entre otros.

“Todos ellos indicaron que mi secuestro fue por solicitud de José Miguel Narváez, quien había dado la orden de asesinarme al considerar que apoyaba el terrorismo y a la insurgencia”, precisó Córdoba Ruiz quien manifestó que pese a que su ejecución ya estaba pactada Carlos Castaño la dejó en libertad debido a la presión del Gobierno.