Justicia de EE. UU. acusa a empresario Alex Saab de lavado de dinero

Noticias destacadas de Judicial

El empresario colombiano, conocido como la mano derecha de Nicolás maduro, fue señalado por el Departamento de Justicia de aprovechar el control cambiario en Venezuela para lavar más de US$350 millones.

Alex Nain Saab, señalado como la mano derecha de Nicolás Maduro y uno de sus testaferros, y Álvaro Pulido Vargas, socio de Saab, fueron acusados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por ocho cargos relacionados con el lavado de cerca de US$350 millones. Según el indictment (escrito de acusación) presentado este jueves, los dos empresarios colombianos habrían lavado dinero de cuentas venezolanas hacia cuentas localizadas en Estados Unidos, aprovechando el sistema de cambio regulado que existe en el vecino país.

(Puede ver: Alex Saab es incluido en lista Clinton por presunta corrupción en ayuda alimentaria a Venezuela)

De acuerdo con la acusación presentada ante una corte del Distrito Sur de la Florida, Saab y Pulido habrían sobornado a funcionarios venezolanos para “obtener ventajas injustas, incluyendo la aprobación de documentos falsos y fraudulentos relacionados a la importación de materiales y bienes de construcción”.

Estas coimas también habrían servido, según el Departamento de Justicia, para acceder al sistema de cambio controlado de Venezuela y garantizar que sus pagos fueran realizados en dólares americanos, basados en la misma documentación falsa y fraudulenta que habría sido aprobada por funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro.

::Detalles del caso por el que huye Alex Saab, el contratista del chavismo::

Para la justicia estadounidense Saab, Pulido y otros tres socios habrían falseado ordenes de importanción aprovechando una serie de contratos firmados con el gobierno de Nicolás Maduro para construir casas de bajo costo. Con un solo embarco de materiales, aprovechaban las falencias del sistema CADIVI, que registra las importaciones del vecino país, y presentaban múltiples facturas ficticias, como si hubieran enviado múltiples cargas de materiales. Así ganaban millonarias sumas con tan solo una importanción. 

Para garantizar que no fueran descubiertos, según la acusación, les habrían pagado a funcionarios del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT), la Guardia Nacional Bolivariana y el CADIVI para encubrir la aprobación de los presuntos documentos falsos y así lograr que les pagaran millonarias sumas por materiales y bienes que nunca importaron.

::Fiscalía le imputó cargos a Alex Saab, señalado contratista del chavismo::

A pesar de que los delitos habrían ocurrido principalmente en Venezuela, la justicia estadounidense procedió a acusar a Saab y Pulido debido a que encontraron que, entre marzo 12 de 2012 hasta diciembre 1 de 2012, habrían transferido cerca de 350 millones de dólares relacionados con este esquema de corrupción de cuentas venezolanas a cuentas en Estados Unidos. Así mismo, entre el 16 de enero de 2014 hasta el 15 de septiembre de 2015, los dos acusados habrían repartido sus ganancias entre sus socios, incluso habrían hecho una transferencia a uno de ellos en una cuenta que tenía en una institución bancaria del distrito sur de Florida.

Horas antes de revelarse la acusación, el Departamento de Estado anunció la inclusión a la lista Clinton de Alex Saab y Álvaro Pulido. Los dos colombianos fueron incluidos en dicho listado por presuntamente aprovechar contratos con alterados vinculados a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) venezolanos, en una red que incluye a Walter, Yosser y Yoswal Gavidia Flores, hijastros de Nicolás Maduro, así como a compañías fantasma en todo el mundo y operaciones ilegales en el sector del oro en Venezuela.

(Además:En México también les siguen la pista a los negocios de Alex Saab)

Los líos de Saab no son únicamente con la justicia norteamericana, el empresario barranquillero y su familia son prófugos de las autoridades colombianas. El señalado contratista del chavismo está vinculado a una presunta operación de exportaciones fingidas por US$135 millones a través de una de sus empresas, Shatex S.A. Cuando iba a ser capturado por este caso, alcanzó a ser alertado por un funcionario del CTI y se dio a la fuga.

Vea aquí el indictment

Comparte en redes: