Más de 2.500 familias han recuperado restos óseos de sus seres queridos

Como forma de reparación, en los últimos siete años se han entregado los cuerpos de miles de víctimas de desaparición forzada.

Cortesía Organización Internacional para las Migraciones

La Fiscalía General de la Nación, informó este martes que entre 2007 y 2014, ha hecho 2.789 entregas de los restos óseos de víctimas de desaparición forzada a los familiares, como forma de reparación. El 83.5%, es decir, 2.329 de las entregas, se realizaron por intermedio de una alianza entre la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Unión Europea (UE) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Recientemente a dicha unión también se vinculó la Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas (UARIV).

Desde que se inició la implementación de la Ley de Justicia y Paz en el 2005, la reparación a las víctimas del conflicto armado se ha manifestado como una de las metas más importante del Estado colombiano. Hasta el momento la Fiscalía ha exhumado 5.735 cuerpos de víctimas de desaparición forzada, la mayoría de ellos encontrados gracias a las versiones libres de los desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) postulados en Justicia y Paz.

“Nuestro hijo fue masacrado y desaparecido a los 17 años por un grupo paramilitar el 26 de noviembre de 1989, en el corregimiento de Loma Verde, en Montería, y tuvimos que pasar 24 años para que nos devolvieran el cuerpo y poder hacer nuestro luto”, manifestó Luz Marleny, madre de uno de los 315 cuerpos que fueron entregados en Córdoba durante los últimos siete años.

En este momento existen otros 144 cuerpos identificados que están listos para entregar a los familiares, 723 de los que apenas se tiene una identificación parcial y otros 2.079 sin identificar.

El Fiscal Coordinador del Grupo de Exhumaciones de la Fiscalía, Álvaro Polo, aseguró que “el reto es hacer que la identificación en los laboratorios de genética del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI), de la Policía y de Medicina Legal sea un proceso más ágil y eficaz para identificar los cuerpos exhumados”. Por su parte, el Director de USAID/Colombia, Peter Natiello, manifestó que “estamos plenamente convencidos de que la identificación y entrega de los cuerpos a los familiares es una forma de llevar paz y tranquilidad a las familias más afectadas por el conflicto. Por eso hemos estado brindando apoyo técnico y financiero a los laboratorios de ADN, de forma que se avance más rápido en dichos procesos”.

Antioquia, donde se han entregado 521 restos óseos, lo cual equivale al 18.7%, Magdalena con 317 (11.3%) y Córdoba con 315 (11.1%), concentran el 41% del total de los cuerpos entregados hasta el momento. Esto concuerda con el mapa de presencia paramilitar en el país y corresponde con las zonas que más sufrieron los efectos de la violencia perpetrada por dichos grupos. De igual forma, Antioquia es el departamento donde hay más cuerpos por identificar, con un total de 283; en Magdalena aún faltan 295; en Putumayo, 245; y 239 en Meta.

“La ceremonia de entrega digna de restos óseos significa la terminación de una larga etapa de dolor e incertidumbre sobre la suerte de un ser querido. Es el inicio de una vida tranquila, sin zozobra ni dolor, de ahí que como cooperación internacional hayamos decidido apoyar al Gobierno y a la Fiscalía en tan importante labor”, puntualizó el Primer Secretario de Cooperación de la Unión Europea en Colombia, Ivo Hoefkens.

Según las cifras que maneja la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, en Colombia existen cerca de 70.000 personas desaparecidas desde 1938 hasta el 2014. De ese total, se estima que cerca de 32 mil hacen parte de las víctimas de desaparición forzada perpetradas por los grupos armados.