La pieza perdida del rompecabezas en caso del Fondo Premium

A Eric Andersen, el administrador del fondo en Curazao, le iban a imputar cargos hace año y medio. La diligencia no se realizó y jamás se volvió a solicitar una audiencia. Abogados de víctimas critican a la Fiscalía.

Desde febrero de 2015 nada se volvió a saber de quien sería una de las fichas claves del descalabro del Fondo Premium: el estadounidense Eric Andersen. Hace año y medio, la Fiscalía lo había citado, junto con el resto de protagonistas —Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo y compañía—, para imputarle cargos por estafar a 1.028 inversionistas. Sin embargo, en esa oportunidad no compareció ante los jueces y en su representación fue un abogado para solicitar que le dejaran estar presente en la audiencia a través de una videoconferencia, porque vive en Curazao. La petición fue negada y desde entonces nada se ha vuelto a saber de su caso.

Eric Andersen fue señalado por la Fiscalía desde el principio como una pieza fundamental en el entramado comercial que armaron Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo. Ellos crearon una serie de fondos y empresas en el exterior por los cuales circularon unos US$175 millones de las víctimas del descalabro. Andersen era el administrador de la piedra angular del conglomerado: Premium Capital Global Portafolio Fund BV, uno de los tres fondos de inversión que se crearon en Curazao y con el cual Interbolsa había firmado un contrato de corresponsalía, que consistía en administrar la plata de sus inversionistas en el exterior.

Según los investigadores de la Fiscalía, las cuentas del Fondo Premium en Curazao administradas por la empresa Eclipse, de la que Andersen era gerente, recibían los giros que provenían de Colombia. En un principio se hicieron directamente desde Interbolsa, pero luego empezó a llegar a Curazao plata desde empresas diferentes, como Rentafolio Bursátil y Valores Incorporados, sociedades que eran de Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz. Para la Fiscalía, la responsabilidad de Eric Andersen radica en que permitió que llegaran divisas desde el exterior de forma ilegal al Fondo Premium y jamás lo reportó. Por eso le iban a imputar cargos.

En su defensa, Eric Andersen ha asegurado que sólo fue un empleado del Fondo Premium y que se dedicaba a administrar las cuentas. Insistió en que nunca tuvo poder de decisión en temas de inversión. En entrevista con este diario, en julio de 2014, la última vez que habló en público, el estadounidense reiteró que Ortiz y Jaramillo se aprovecharon de él, que engañaron a los inversionistas de Interbolsa y que el Fondo Premium terminó convertido en su caja menor. En pocas palabras, que él no tenía responsabilidad y que sólo ganó US$12.500 al año, pues ese era su sueldo.

Aunque en la Fiscalía piensan lo contrario, no han vuelto a citar a Andersen para imputarle cargos. Fuentes que conocen el proceso señalaron que la idea es esperar a que se firmen los principios de oportunidad de Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo, quienes se comprometieron a entregar información clave que fortalecería la investigación contra Andersen. Documentos y correos electrónicos serían parte de las pruebas que mostrarían que éste, más que un simple administrador, jugó un rol esencial, pues sin él ni siquiera se habría podido constituir el Fondo Premium. Según explicaron fuentes de la Fiscalía a El Espectador, en Curazao es obligatorio que un residente de ese país administre los fondos creados.

Abogados de víctimas, el liquidador del Fondo Premium, Alejandro Revollo, y la Fiscalía han encontrado dificultades a la hora de pedir información a las autoridades de Curazao. Les han cerrado las puertas en la cara. Les han advertido que es tal el poder que tiene Andersen que él mismo movió contactos para evitar que el Banco Central de Curazao diera información sobre la plata perdida por los malos manejos de Ortiz y Jaramillo. Desde que estalló el escándalo en 2012, ni un solo dólar ha salido de esa isla para reparar a las víctimas. Personas que conocen el proceso le dijeron a este diario que Eric Andersen es una figura de gran importancia en Curazao, pues al parecer administra más de la mitad de los fondos que allí existen.

Sin embargo, para los abogados de los inversionistas del Fondo Premium, el tema de Eric Andersen tiene otros tintes. Critican que si la Fiscalía tenía en febrero de 2015 un mínimo de información relevante para imputarle cargos, haya dejado desde entonces en la sombra el expediente de Andersen. “La sensación es que eso obedece a algo de improvisación en la Fiscalía. No se entiende cómo después de haber citado una persona a imputación de cargos, ahora sostienen que sin la información de Ortiz y Jaramillo no se puede procesar a Eric Andersen. Eso quiere decir que cuando la habían citado no tenían el fundamento para hacerlo, lo cual sería cuestionable”, sostuvo el abogado de víctimas Juan David Riveros.

A su vez, otro apoderado de víctimas del Fondo Premium, Majer Nayi Abushihab, indicó que hace año y medio Andersen quiso comparecer ante un juez por videoconferencia, pero su petición fue negada porque esas solicitudes tenían que hacerse con tiempo y no sobre la marcha. “La Fiscalía decidió continuar con la imputación de cargos de los otros implicados. Esperábamos que se volviera a solicitar la audiencia para que Andersen compareciera por videoconferencia, pero eso jamás sucedió”. El litigante agregó que es prácticamente imposible juzgarlo porque él es ciudadano de Estados Unidos: “Ese país no lo va a entregar. Su política es que tiene la suficiencia para procesarlo y no necesita de otros para hacerlo”.

El reclamo principal de los abogados de víctimas es que la Fiscalía diga, tanto tiempo después de haber anunciado esta imputación, que sin los datos de Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo no se puede llevar a cabo. Para ellos, es un intento de la Fiscalía de que se avalen los beneficios penales otorgados a los protagonistas del escándalo y a los cuales los inversionistas se oponen. “Se ha puesto por encima de las víctimas el interés de Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo de obtener el principio de oportunidad”, manifestó el defensor Riveros. Más allá de ese debate, el punto es que, hasta ahora, el expediente de Eric Andersen por el Fondo Premium sigue embolatado.