Procuraduría pide acciones urgentes en caso de hornos crematorios de Bogotá

El Ministerio Público pudo determinar que ningún cementerio, público o privado, tiene los permisos de emisiones atmosféricas vigentes.

Al finalizar las labores de seguimiento preventivo, la Procuraduría General lanzó una alerta frente los hornos crematorios de los cementerios públicos o privados en la capital de la República.

El Ministerio Público indicó que ningún cementerio cuenta con permiso de emisiones atmosféricas vigente para el funcionamiento de sus hornos crematorios establecido en el decreto 948 de 1995. “Solo los cementerios del Norte y Serafín contaron en una época con dicho permiso, y aunque han pasado seis y tres años de su vencimiento, respectivamente, aún no se encuentran renovados”.

El órgano de control disciplinario señaló además que pese a que en los últimos años se han presentado reiteradas faltas a los diferentes parámetros y requerimientos que deben cumplir los hornos crematorios, la administración distrital no ha impulsado los procesos sancionatorios ambientales correspondientes que fallen protegiendo los derechos de los ciudadanos.

Ante esta situación le pidió a la Secretaría Distrital de Ambiente, y la Unidad Ejecutiva de Servicios Públicos (UAESP) que tomen medidas urgentes y contundentes frente a las infracciones ambientales de los cementerios, tanto públicos como privados, con el fin de hacer cumplir las normas y garantizar la protección del medio ambiente.

Actualmente en Bogotá existen once hornos crematorios, de los cuales cinco se encuentran en cementerios privados y seis en cementerios distritales, localizados algunos en sectores netamente urbanos y otros en la periferia de la ciudad.

La acción preventiva, adelantada a través de la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales y Agrarios, se adelantó debido las quejas frecuentes interpuestas por la comunidad que habita en sectores aledaños a los cementerios de la capital, denunciando los fuertes olores producidos a través de la actividad de cremación de cadáveres de humanos, y teniendo en cuenta que los principales componentes que se pueden encontrar en los gases emitidos por dicha actividad, son altamente tóxicos para el ser humano, como los hidrocarburos sin combustión, monóxido de carbono, partículas, óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre y compuestos orgánicos volátiles, entre otros.

Temas relacionados