El contrato fue suscrito en 2014

Se aplaza decisión de medida de aseguramiento en contra de Luis Fernando Andrade

El próximo 8 de noviembre, la jueza 57 de garantías tomará la decisión si envía o no a la cárcel al exprtesidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), investigado por el otrosí para la construcción de la vía Ocaña – Gamarra.

Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).Gustavo Torrijos - El Espectador

Por decisión del juzgado 57 de garantías de Bogotá, la audiencia en la que determinaría si Luis Fernando Andrade debe o no ir a la cárcel fue aplazada para el próximo miércoles 8 de noviembre. El expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) es investigado por las presuntas irregularidades en la adjudicación del otrosí para la construcción de la vía Ocaña – Gamarra, en 2014.

Para el ente investigativo, Andrade debe estar en un centro de reclusión porque, estando en libertad, podría manipular testigos como -sostiene el ente investigador- lo hizo con Juan Sebastián Correa, su enlace con el Congreso, al supuestamente indicarle que cambiara las versiones en sus diligencias ante la Fiscalía y Procuraduría. Asimismo, dice que la intención del expresidente de la ANI de evadir el país está latente, pues cuenta con doble nacionalidad (colombiana y estadounidense).

Además es necesaria, agrega la Fiscalía, porque se trata de actos realizados por un funcionario público que tenía a su cargo una empresa estatal. Por estos hechos, Andrade será investigado por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, destrucción u ocultamiento de material probatorio y falso testimonio. Este último delito le fue imputado al expresidente de la ANI el pasado 22 de septiembre.

Andrade, por su parte, ha manifestado que ha asistido a las diligencias y que, incluso, ha viajado por fuera del país cinco veces, pero que aquí está, que es inocente y, afirma, lo probará ante la justicia. “Quiero reiterar que soy una persona inocente, soy una persona que quiere probar esa inocencia en los estrados judiciales. Yo no soy el hombre de Odebrecht, todo lo contrario, yo soy la persona que cuidé los recursos públicos los cuales considero sagrados”, precisó en su momento. 

Luis Fernando Andrade fue cabeza de la entidad que estructuró la adición Ocaña-Gamarra, un contrato por el cual, supuestamente, la multinacional brasileña Odebrecht pagó un soborno de US$4,6 millones a través del exsenador Otto Nicolás Bula. Presentó su renuncia el pasado 24 de agosto porque, entre otras cosas, busca “darle plenas garantías de imparcialidad a la justicia y no poner en riesgo la confianza que la ciudadanía tiene en la ANI y en el ambicioso programa de infraestructura”.

Nota de la editora: por un error del sistema estuvo al aire durante algunas horas un artículo en el que se aseguraba que Andrade seguiría su proceso en libertad. Se trataba de un borrador del artículo que se publicó antes de tiempo. Ofrecemos disculpas a nuestros lectores por la confusión.