Con una tutela de 494 páginas, la profesora Carolina Sanín busca regresar a su cargo

La docente de la Universidad de Los Andes fue despedida el pasado 15 de diciembre por “afectar la convivencia” de la institución educativa.

Tomada del Facebook de Carolina Sanín

En la segunda mitad del año 2016, el nombre de la escritora y profesora de la Universidad de Los Andes, Carolina Sanín ocupó varios titulares de prensa. Sus comentarios ya eran objeto de debate en las redes sociales desde hace mucho, pero el tono y el escenario cambiaron cuando se vio envuelta en una “polémica” con un grupo de estudiantes que la atacaron directamente en un blog.

Cada publicación de Sanín en su cuenta de Facebook tenían una repercusión inmediata en sus contactos quienes, en la mayoría de los casos, la cuestionaban e incluso insultaban por lo que consideraban un abuso del derecho a la libertad de expresión. De las palabras pasaron a los ya conocidos “memes”. En uno de ellos aparecía la imagen de la docente con un ojo morado. (Lea: Uniandes despidió a Carolina Sanín). 

El montaje publicado en el grupo “Chompos Ásperos Reloaded”, del que únicamente hacían parte hasta ese momento los estudiantes de la Universidad de Los Andes, no causó mucha gracia. Sanín aseguró que se trataba de un mensaje directo de violencia contra la mujer, considerándose amenazada y vulnerada con la publicación que se hizo viral.

Otro debate aparecía en el escenario. La universidad se pronunció días después restándole importancia y defendiendo la libertad de expresión que tenía ese grupo social para difundir esas imágenes y mensajes. Fue entonces cuando la docente de literatura utilizó las redes sociales para cuestionar esa posición de las directivas y aprovechó la oportunidad para asegurar que iba a tomar acciones legales. (Lea: U. de los Andes explicó por qué despidió a Carolina Sanín). 

Por unas semanas el tema quedó ahí. Sin embargo, el pasado 15 de diciembre Sanín publicó en su cuenta de Facebook un mensaje que se hizo viral. “Aviso a los estudiantes de Literatura de la Universidad de Los Andes que el próximo semestre no dictaré los cursos previstos de El Quijote y Taller de Narrativa pues se me acaba de notificar de mi despido”. 

Como en todos los capítulos de esta historia, aparecieron mensajes de aprobación y rechazo. Un grupo se alegraba por la noticia mientras que otros consideraban que era una decisión equivocada del centro universitario por lo que inmediatamente le manifestaron su apoyo y la aconsejaron de tomar acciones ante la ley para revocar el despido.

Y así lo hizo. El pasado martes, Carolina Sanín radicó una tutela de 494 páginas en la que reclama la protección de los derechos fundamentales a la libertad de expresión, al debido proceso, al libre desarrollo de la personalidad, a la igualdad y a la no discriminación.

En la acción judicial, la docente considera que el despido no es justificado y por eso se le estarían vulnerando directamente sus derechos. Cita además las declaraciones hechas por el rector de la Universidad de Los Andes, Pablo Navas,  quien señaló que la decisión se había tomado al considerar que el actuar de la profesora afectaba la convivencia de la institución educativa.

Un juez de la República tendrá la última palabra en este caso. Sanín espera que se le reconozcan sus pretensiones y el próximo semestre pueda dictar sus clases en la Universidad.