Vuelven los señalamientos contra el general (r) Mario Montoya por los falsos positivos

El coronel (r) González señaló al excomandante del Ejército como el ‘cerebro’ del escándalo de las ejecuciones extrajudiciales. El general (r) Montoya respondió que eso es falso y que demandará a González por falso testimonio, fraude procesal, calumnia e injuria.

“Yo no quiero regueros de sangre. Quiero ríos de sangre. Quiero resultados”. Estas palabras habrían sido pronunciadas por el excomandante del Ejército, el general Mario Montoya, para promover la realización de falsos positivos. Así se lo indicó el cuestionado coronel (r) Róbinson González del Río a Noticias RCN. González del Río –preso por su presunta responsabilidad en dos falsos positivos perpetrados en Caldas– se refirió a Montoya como el ‘cerebro’ del escándalo de las ejecuciones extrajudiciales.

Dijo al respecto que Montoya fue el creador de un grupo conocido como el Ejército del Norte y que “la mayoría de falsos positivos se dio en ese ejército. Si usted mira fueron dados de baja 1000 combatientes. Pero si vamos a mirar, no estoy diciendo que todos fueron falsos positivos. Yo me atrevo a decir que un 20 % correspondían a ese grupo (de los falsos positivos)”. Agregó que el general (r) “hacía un famoso top 10 de las unidades del país clasificadas según las bajas” por lo que para entrar en ese ‘selecto’ grupo eran más importantes las ejecuciones que las desmovilizaciones o capturas.

No es la primera vez que este escándalo salpica al condecorado general. De hecho, la salida del general Montoya de la comandancia del Ejército se produjo a pocas semanas de la destitución de 27 oficiales, entre ellos, tres generales por su presunta responsabilidad en varios falsos positivos, revelada –precisamente– por una investigación del entonces inspector del Ejército, el general Carlos Arturo Suárez Bustamante, conocido por la tropa como La Machaca. Para varios sectores de la sociedad la permanencia de Montoya en el cargo se hizo insostenible tras una de las mayores purgas hechas en el Ejército y el general renunció el 4 de noviembre de ese año.

Su salida no evitó que el fantasma de los falsos positivos siguiera acompañándolo. Eso sin contar los señalamientos en su contra por sus presuntos nexos con el paramilitarismo y por presuntas irregularidades en la Operación Orión con la que las Fuerzas Militares recuperaron el control de la Comuna 13 en Medellín. El pasado 23 de febrero el capitán (r) –y confeso paramilitar– Adolfo Enrique Guevara Cantillo le dijo al periodista Gonzalo Guillén que el general (r) Montoya sabía de los falsos positivos y los promovía. “Esas eran las políticas de Mario Montoya: ´denlos de baja, denlos de baja, a mí no me traigan capturados. Y si no había bajas, miren a ver cómo hacen´. Esas eran sus palabras”.

Montoya ha negado estos señalamientos y ha dicho que son puras mentiras. En una carta divulgada hoy por su abogado, Andrés Garzón Roa, el excomandante del Ejército sostuvo que “dichas afirmaciones son totalmente falsas ya que no conoce ni conoció al mencionado oficial como tampoco tuvo, ni ha tenido jamás, ningún trato ni comunicación con el referido. González del Rio nunca estuvo bajo su mando directo. Información de la cual tenemos pruebas contundentes y que puede ser verificada no solo en el Comando del Ejército, sino también con subalternos y compañeros de armas quienes si trabajaron con el general (r) Mario Montoya Uribe”.

Y agregó: “Por lo anterior, es pertinente asegurar que cualquier tipo de información que el mencionado González del Rio esté suministrando a las autoridades sobre el general (r) Montoya Uribe es producto de una conducta engañosa para con la administración de justicia y para con el país” por lo que anunció que “inmediatamente se interpondrán las acciones penales pertinentes por los delitos de falso testimonio, fraude procesal, calumnia e injuria”. Por ahora la Fiscalía no se ha pronunciado respecto a las declaraciones de González ni ha dicho si el coronel (r) colaborará con el ente investigador y delatará a las personas que, supuestamente, sabían y promovieron las mencionadas ejecuciones extrajudiciales.