El extraño caso del mono centroamericano que se está volviendo amarillo

Desde hace cinco años, las poblaciones de monos aulladores de Costa Rica han cambiado de color. Un grupo de investigadores estudio la razón: la exposición a pesticidas, compuestos por azufre, estaría afectando los pigmentos que colorean las células de sus pieles y cabello.

La alimentación de los monos aulladores (Alouatta palliata), que son típicamente negros, podría estar cambiando la pigmentación de sus pelajes.Tomado de la organización Panthera Costa Rica

El mono aullador, llamado científicamente Alouatta palliata, es descrito como una especie grande, de pelaje entre negro y marrón oscuro, con una cola más larga que su cuerpo. Vive en Centroamérica y habita la parte alta de los árboles. Es conocido por moverse lentamente y ser algo sedentario y por alimentarse de hojas, pero también de frutos, flores y néctar. Una de estas características tiene pensativos a los científicos de Costa Rica: el color de los primates que habitan este país ha cambiado drásticamente en los últimos cinco años. (Lea: Ballenas de hace 33 millones de años no tenían dientes ni barbas para comer) 

 El pelaje de estos monos se ha vuelto completamente amarillo. Es por esto por lo que cuatro investigadores españoles, inscritos al instituto de investigación Estación Biológica de Doñana, se han puesto a la tarea de descubrir la causa de esta modificación en la melanina de los monos.

La pregunta los llevó a estudiar los pigmentos que colorean las células de la piel y del cabello de estos animales. Así pues, se concentraron en los pedazos con tonos amarillos, rojos o naranjados, descubriendo que la melanina modificada, llamada feomelanina, contenía azufre.

La razón, según los autores del estudio publicado en ScienceDirect, se resume en el hábitat de los primates. Sus hogares son bosques que, la mayoría veces, están rodeados por cultivos intensivos en los que se aplican pesticidas con azufre. De ahí que, al estar expuestos a estas condiciones, estos químicos lleguen hasta sus células e influyan en el cambio de pigmentación.

La exposición, además, aumenta al ingerir los alimentos que encuentran en el ambiente. Las hojas de los árboles ubicados alrededor de las fincas cultivadoras de piña, plátano y aceite de palma africana, rociadas con estos químicos.

El problema es que este cambio podría perjudicar a los monos aulladores de manera significativa. Porque esos tonos claros, a los ojos de los depredadores como jaguares, los harían más visibles en medio del bosque. Más aún cuando existe evidencia de que hay individuos con pelajes totalmente amarillos.