Santander vuelve a marchar por Santurbán

Los santandereanos saldrán a las calles para protestar por los proyectos mineros de la empresa Minesa proyectados cerca del páramo que los provee de agua.

Páramo de Santurbán.

Han transcurrido siete años desde las masivas marchas de los santandereanos en contra de la explotación minera en el Páramo de Santurbán. Aunque aquellas movilizaciones desataron todo un movimiento ambiental en el país y motivaron a otros municipios a preservar sus fuentes de agua, hoy los santandereanos vuelven a las calles. 

La razón es la misma de entonces. Solo han cambiando los protagonistas. Hace siete años la oposición de los santandereanos fue contra la empresa canadiense Greystar, que más tarde cambió su nombre a Ecooro y pretendía explotar a cielo abierto unos siete millones de onzas de oro en zona de páramo. Hoy se oponen a los planes de la empresa Minesa, con capital de Emiratos Árabes, que proyecta la explotación subterránea de unos nueve millones de onzas de oro y más de 90 millones de onzas de otros minerales.

“La afectación al ecosistema de esta explotación sigue siendo tan grave como cuando discutíamos el proyecto Angostura de Greystar”, comentó Carlos Sotomonto, uno de los coordinadores del Comité para la Defensa del Páramo de Santurbán.

Hace menos de un mes, la empresa Minesa presentó a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) un estudio de impacto ambiental y la solicitud para avanzar en la explotación de minerales en la zona.

De acuerdo con Sotomonto, aunque el proyecto no se encuentra dentro de la limitación de zona de páramo que hizo el Instituto Humboldt, si está por encima de las bocatomas del acueducto que provee de agua a más de tres millones de habitantes en la zona.

Para los miembros del comité, que agrupa a personas de 14 municipios, el proyecto pone en riesgo los recursos hídricos de la región. La construcción de túneles drenarían la montaña, disminuirían los caudales de los ríos y, además, se liberarían sulfuros y sustancias que contaminarían los ecosistemas.

“Creo que va a ser la movilización más grande que hemos tenido”, asegura Sotomonto. De hecho, la Alcaldía de Bucaramanga y otros municipios declararon “tarde cívica” para permitir que los funcionarios que lo deseen puedan sumarse a la protesta. La acción social también ha sido respaldada por el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga.

Asomusanturban, una asociación principalmente conformada por ciudadanos de los municipios de Vetas y California, que respaldan la minería en la zona, solicitó a través de un comunicado a las instituciones educativas “promover una actitud crítica, propositiva y bien informada que permita escuchar y valorar las diferentes visiones… sin caer en simplismos que tiendan a distorsionar o manipular la información presentada por algunos movimientos políticos de la ciudad”.