Solo un tercio de los grandes ríos del mundo discurren sin presas

Apenas el 37% de los ríos más largos del mundo siguen corriendo sin represas que corten su cauce. Esto reduciría drásticamente los diversos beneficios que los ríos saludables brindan a las personas y la naturaleza en todo el mundo.

Hidroituango, diseñada para generar 2400 MW, cerca del 16 % de la energía que va a necesitar el país en la próxima década.AFP

Un poco más de un tercio (37%) de los 242 ríos más largos del mundo siguen fluyendo libremente, según un nuevo estudio publicado en la revista científica Nature.

Las represas y los embalses están reduciendo drásticamente los diversos beneficios que los ríos saludables brindan a las personas y la naturaleza en todo el mundo.

Un equipo de 34 investigadores internacionales de la Universidad McGill (Canadá), World Wildlife Fund (WWF) y otras instituciones evaluaron el estado de conectividad de 12 millones de kilómetros de ríos en todo el mundo, proporcionando la primera evaluación global de la ubicación y extensión de los ríos que fluyen libres del planeta. (Puede leer: Peces del Magdalena, ¿atrapados por las hidroeléctricas?)

Entre otros hallazgos, los científicos determinaron que solo 21 de los 91 ríos del mundo que superan los 1.000 km que originalmente fluyeron hacia el océano aún conservan una conexión directa desde la fuente al mar. Los ríos de flujo libre que quedan en el planeta se limitan en gran medida a regiones remotas del Ártico, la Cuenca del Amazonas y la Cuenca del Congo.

"Los ríos del mundo forman una red compleja con enlaces vitales a la tierra, el agua subterránea y la atmósfera –explica en un comunicado el autor principal, Günther Grill, del Departamento de Geografía de McGill–. Los ríos de flujo libre son importantes para los seres humanos y el medio ambiente, pero el desarrollo económico en todo el mundo los está haciendo cada vez más raros. Utilizando imágenes satelitales y otros datos, nuestro estudio examina la extensión de estos ríos con más detalle que nunca".

Las represas y los embalses son los principales contribuyentes a la pérdida de conectividad en los ríos globales. El estudio estima que hay alrededor de 60.000 represas grandes en todo el mundo, y más de 3.700 represas hidroeléctricas están actualmente planificadas o en construcción. A menudo se planifican y construyen a nivel de proyecto individual, lo que dificulta la evaluación de sus impactos reales en toda una cuenca o región.

"Los ríos son la sangre vital de nuestro planeta", afirma Michele Thieme, científica líder en cuestiones de agua dulce de WWF y líder mundial de la iniciativa de ríos de flujo libre de WWF. "Proporcionan diversos beneficios que a menudo se pasan por alto y se subestiman. Este primer mapa de los ríos que fluyen libremente en el mundo ayudará a los tomadores de decisiones a priorizar y proteger el valor total que los ríos otorgan a las personas y la naturaleza", agrega.

Los ríos saludables respaldan las reservas de peces de agua dulce que mejoran la seguridad alimentaria de cientos de millones de personas, producen sedimentos que mantienen los deltas sobre el mar en aumento, mitigan el impacto de las inundaciones y sequías extremas, evitan la pérdida de infraestructura y campos a la erosión, y respaldan la riqueza de la biodiversidad. La interrupción de la conectividad de los ríos a menudo disminuye o incluso elimina estos servicios críticos del ecosistema.

La protección de los ríos que fluyen libremente también es crucial para salvar la biodiversidad en los sistemas de agua dulce. Un análisis reciente de 16.704 poblaciones de vida silvestre en todo el mundo mostró que las poblaciones de especies de agua dulce experimentaron la disminución más pronunciada de todos los vertebrados en el último medio siglo, con un promedio de 83 por ciento desde 1970.

El estudio también señala que el cambio climático amenazará aún más la salud de los ríos en todo el mundo. Las crecientes temperaturas ya están afectando a los patrones de flujo, la calidad del agua y la biodiversidad. Mientras tanto, a medida que los países de todo el mundo cambian a economías con bajas emisiones de carbono, la planificación y el desarrollo de la energía hidroeléctrica se aceleran, lo que eleva la necesidad de desarrollar sistemas de energía que minimicen el impacto ambiental y social en general.

"La energía renovable es como una receta: tienes que encontrar la combinación correcta de ingredientes para tener una red de energía sostenible y un mundo natural próspero –dice Thieme–. Aunque la energía hidroeléctrica tiene inevitablemente un papel que desempeñar en el panorama de las energías renovables, la energía eólica y solar bien planificada pueden ser opciones más viables para los ríos y las comunidades, las ciudades y la biodiversidad que dependen de ellos". (También: Ríos del mundo, ¿los grandes perdedores del Acuerdo de París?)

La comunidad internacional se compromete a proteger y restaurar los ríos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que requiere que los países realicen un seguimiento de la extensión y condición de los ecosistemas relacionados con el agua. Este estudio entrega los métodos y datos necesarios para que los países mantengan y restauren los ríos de flujo libre en todo el mundo.

859912

2019-05-10T06:33:22-05:00

article

2019-05-10T06:47:27-05:00

mrubiano_250626

none

-Agencia Europa Press - Ciencia Plus

Medio Ambiente

Solo un tercio de los grandes ríos del mundo discurren sin presas

66

5599

5665