Un caracol de mar gigante podría salvar la Gran Barrera de Coral de Australia

Los caracoles se alimentan de las estrellas de mar 'corona de espinas', responsables de un 42% del daño que han sufrido los corales en los últimos 27 años.

Archivo EFE

Un caracol gigante que se alimenta de estrellas de mar podría ser utilizado para salvar la Gran Barrera de Coral, informaron este lunes las autoridades australianas, que lanzarán un plan para cultivar estas especies.

Las estrellas de mar 'corona de espinas', que han proliferado por la contaminación y la escorrentía, son una de las amenazas para el ecosistema de los corales. 

Su impacto en la Gran Barrera, incluida en el Patrimonio Mundial de la Unesco, es importante según un estudio de 2012, que consideró que un 42% del daño que han sufrido los corales en los últimos 27 años se debía a esta plaga. 

Un estudio del Instituto Australiano de Ciencias Marinas (AIMS) mostró que las estrellas de mar evitan las áreas del Pacífico donde vive el caracol marino. 

Estos gasterópodos, que pueden alcanzar hasta el medio metro, tienen un sentido del olfato muy desarrollado y pueden detectar a sus presas sólo por el olfato. 

El estudio mostró que los caracoles tienen una predilección por las estrellas, pero sólo pueden comer unas pocas cada semana. Ellos mismos son, además, una especie muy mermada por la pesca, por sus caparazones. 

Esto llevó al gobierno australiano a anunciar un fondo para investigar cómo reproducirlos. 

"Las posibilidades que abre este proyecto 'triton' son muy emocionantes", dijo el parlamentario federal de Queensland, Warren Entsch.

"Si esto es exitoso, esta investigación podría permitir a los científicos ver cuál es el impacto de los caracoles gigantes en las estrellas 'corona de espinas' y probar su potencial como un herramienta de manejo para reducir la pérdida de los corales".