Aspasica, el corregimiento del Catatumbo que se convirtió en escenario de conflicto

En el municipio de La Playa de Belén, en Norte de Santander, se encuentra el corregimiento de Aspasica, donde el reacomodo de grupos armados ilegales aumentó los asesinatos y el desplazamiento forzado.

Los hechos violentos incrementaron desde el 3 de junio de este año, cuando fue asesinado Dagoberto Álvarez, tesorero de la Junta de Acción Comunal, en la vereda Miraflores, en el municipio de La Playa. Cortesía

El corregimiento Aspasica está ubicado en la mitad del eje vial que conduce de La Playa a Hacarí, siendo una ruta de ingreso a la convulsa región del Catatumbo. Su nombre había sido mencionado muy poco por alteraciones del orden público, pero desde 2018, tras los enfrentamientos y repliegues del Eln y el Epl, el conflicto armado ha llegado a las veredas de la zona dejando varios muertos. 

A pesar de que este territorio hace parte de la jurisdicción de la Fuerza de Despliegue Rápido No. 3, líderes comunales, que pidieron la reserva de su nombre, contaron que hay poca presencia militar. Además, advirtieron que en la vereda El Salero, en La Playa, han notado fuerte presencia de los “Pelusos”, lo que podría generar un desplazamiento a cuenta gotas, pues varios campesinos fueron amenazados.

Los hechos violentos incrementaron desde el 3 de junio de este año, cuando fue asesinado Dagoberto Álvarez, tesorero de la Junta de Acción Comunal, en la vereda Miraflores, de La Playa. Álvarez recibió varios impactos de bala por parte de unos hombres que llegaron a su residencia en esa zona rural.

También le puede interesar: Hablemos de la Verdad de la guerra en Norte de Santander​

Dos meses después, miembros del Ejército Popular de Liberación –Epl- también conocidos como "Los Pelusos", retuvieron varios vehículos que transitaban por la carretera cerca de Aspasica. Varios hombres pintaron los carros con mensajes alusivos a su organización y requisaron a las personas que se encontraban en el sitio.

Otra víctima del conflicto fue César Eduardo Vargas Nieto, quien fue asesinado tras recibir varios impactos de bala el 22 de agosto en este mismo corregimiento. Según los habitantes de la región, Vargas pertenecía a un grupo armado ilegal el cual dejó sin previo aviso, por lo que inició la persecución en su contra y posterior asesinato. En septiembre fue asesinado en la vereda San Pedro, en La Playa, Edwin David Durán Castilla agricultor de 24 años, quien recibió siete impactos de bala.

Uno de los casos que causó mayor impacto en la comunidad de Aspasica fue el asesinato de Leduin Navarro Rueda y Emilcar Acosta. Navarro Rueda fue acribillado luego que un grupo de hombres armados lo sacara del taller, en pleno centro poblado, donde trabajaba como mecánico. Por su parte, Acosta fue abordado por hombres armados en el punto conocido como El Filo. El hombre alcanzó a correr para evitar que lo asesinaran, sin embargo, quedó herido, según vecinos de la zona. Fue trasladado a Ocaña al hospital Emiro Quintero Cañizares donde falleció. Estos hechos ocurrieron un día antes de las elecciones regionales, el sábado 26 de octubre, lo que generó miedo en la comunidad, afectando los comicios. 

También le puede interesar: Capturan a uno de los más buscados en Norte de Santander​

Varias familias campesinas de la vereda Capellanía, en La Playa, se desplazaron hacia Ocaña por órdenes del Eln, según el testimonio de una de las víctimas. Los campesinos contaron cómo miembros de estos grupos subversivos llegaron un fin de semana a sus predios y les dieron plazo de una hora para que se fueran. Tras la orden, unas 80 personas de 21 núcleos familiares llegaron a Ocaña donde se ubicaron en las instalaciones del Coliseo Argelino Durán.

Entre tanto, Juan Pablo Bacca Manzano, secretario de Gobierno de Ocaña, explicó que se activó el plan de contingencia para que los desplazados puedan acceder a servicios de salud y recibir alimentación. “A quienes decidieron viajar a otra ciudad se les apoyó con lo del transporte”, dijo el funcionario. 

La Defensoría Regional del Pueblo, en cabeza de Diógenes Quintero Amaya, ha pedido la aplicación de la ley 1448 de víctimas. “Las veredas donde están ocurriendo los desplazamientos coinciden con el escenario de riesgo advertido por la Defensoría en la alerta 024 de este año”, aseguró Quintero quien además lamentó los hechos.

890776

2019-11-12T22:12:09-05:00

article

2019-11-12T22:12:32-05:00

mpardila_262361

none

Giovanny Mejía

Nacional

Aspasica, el corregimiento del Catatumbo que se convirtió en escenario de conflicto

85

4488

4573