Capturan a excomisaria de familia de Armero, por caso de Sara Salazar

La funcionaria será procesada por los delitos de prevaricato por acción y por omisión.

Sara Salazar falleció cuando médicos del Hospital Federico Lleras Acosta le iban a realizar una cirugía neurológica. Foto: Juan Carlos Escobar

Hace cuatro meses el país se estremecía al conocer el caso de Sara Salazar Palacio, una niña de tres años que murió luego de ser víctima de abusos sexuales y físicos, en la vereda El Palmar, de Armero Guayabal (norte de Tolima). Desde entonces las autoridades investigan el caso para hacer justicia. Este sábado se produjo la tercera captura: la de la excomisaria de familia del municipio, que se suma a las de los padrinos de la menor hace tres meses. (Lea aquí: El doloroso mundo de Sara)

De acuerdo con los investigadores, Katherine de los Ángeles García Rodríguez, quien para la fecha de los hechos era comisaria de familia, debe responder por los delitos de prevaricato por acción y por omisión. La funcionaria es procesada como una de las responsables del fallecimiento de la niña, ya que habría decidido archivar el caso de Salazar, pese a las laertas sobre el maltrato físico y psicológico que padecía la menor. Esto configuraría una omisión a su labor, al ser la primera autoridad en conocer los abusos a los que estaba siendo sometida Salazar. (Lea aquí: Medicina Legal: Sara Salazar presentó traumas relacionados con violencia sexual)

Según la secretaria de Salud del Tolima, Sandra Liliana Torres, se tenía conocimiento de que la menor fue atendida en el hospital regional de El Líbano, en 2016, donde ingresó la primera vez por anemia avanzada y desnutrición, y la segunda, por la picadura de un animal y morados alrededor de los ojos. “Todo esto era suficiente para poner en alerta y duda la custodia que tenían los padrinos y se hubiera evitado semejante desenlace”, había asegurado la funcionaria a este diario.

El 4 de mayo fue capturada Ángela Yohana Guerra Urueña, madrina de la víctima, y  Edilberto Rojas Torres, padrino de la menor. Son procesados como autores materiales de los delitos de homicidio agravado, tortura agravada y acceso carnal violento agravado. Se encuentran recluidos en la cárcel de Picaleña.

Sara Salazar murió el 22 de abril. Fue ingresada al hospital Nelson Restrepo Martínez de Armero Guayabal, con heridas de gravedad. La mujer que la llevó, quien manifestó ser su cuidadora, pidió que la trataran de urgencias por un golpe que la menor recibió en la cabeza. La acudiente dijo que se trató de un accidente. Sin embargo, los médicos tras revisarla con cuidado notaron que tenía varias heridas de gravedad, algunos que evidencian tortura. Además, encontraron signos de abuso sexual.