Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 1 hora

¿Qué está pasando en Caldono, Cauca, entre las comunidades indígenas Nasa y Misak?

En los últimos días los enfrentamientos entre los dos pueblos indígenas se recrudecieron en este departamento. La situación se hizo crítica con la entrada del Esmad al territorio que ocasionó nuevas confrontaciones violentas.

Archivo

Desde hace semanas, dos de las comunidades indígenas más numerosas del departamento del Cauca han venido sosteniendo enfrentamientos violentos por un litigio sobre tierras. En los últimos días, las confrontaciones se han recrudecido.

El choque entre ambos pueblos indígenas inició el pasado 25 de junio, cuando integrantes del pueblo Nasa (paeces) llegaron al territorio ubicado en zona rural de Caldono para desalojar a integrantes del pueblo Misak (guambianos) que empezaban a establecer un resguardo indígena. Los guambianos habían recibido esos predios de manos del Ministerio del Interior, mientras que los paeces argumentan que esas fincas se encuentran dentro de sus territorios ancestrales.

Lea: ONIC confirma asesinato de líder indígena en el norte del Cauca

Los territorios en disputa hacen referencia a entre cinco y siete fincas ubicadas en la vereda Siberia, en zona rural del municipio de Caldono en el departamento del Cauca. Desde ese 25 de junio, los enfrentamientos no se han detenido, y por el contrario, se ha denunciado su escalamiento.

 

El pasado 21 de julio el entonces presidente Juan Manuel Santos visitó el resguardo indígena Misak ubicado en Silvia en ese departamento. Ante el mandatario, el gobernador de ese pueblo indígena, Heriberto Tunubalá, denunció el desalojo violento del que estaba siendo víctima su comunidad por parte de los paeces. Frente a esas denuncias, el mandatario se comprometió a no permitir el desalojo de los guambianos y a darle celeridad a la formalización del resguardo.

Neis Lame, Consejero Mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, señaló en ese momento que las declaraciones del presidente habían sido irresponsables pues no contribuían al esclarecimiento de los hechos y que por el contrario ayudaban a la estigmatización de uno de los pueblos involucrados en el conflicto. 

Desde entonces, las denuncias de los Misak sobre violencia ejercida sobre ellos por parte de la comunidad Nasa continuaron. De acuerdo con los guambianos, desde un primer momento los paeces utilizaron gases lacrimógenos, papas bomba y otras armas no convencionales.

 

Esta semana la situación fue más crítica porque el Esmad intervino en el territorio para garantizar el ingreso de una comisión del Gobierno. La entrada de la fuerza pública se hizo de manera violenta según denunció en un comunicado el resguardo indígena de la Laguna – Siberia, perteneciente a los paeces. Producto de la intervención del Esmad, este pueblo indígena señaló que tres comuneros resultaron gravemente heridos.

En ese comunicado, el pueblo indígena Nasa manifestó que se les está tildando a ellos de victimarios y a los Misak como las víctimas sin entender las dimensiones del conflicto que envuelve a las dos comunidades.

“Denunciamos y declaramos responsables y cómplices a la Fuerza Pública y la comunidad Misak de Ovejas Siberia, por atentar contra la armonía que durante años hemos vivido las comunidades indígenas y campesinas de este territorio, e instamos al gobierno nacional para que dé solución a este conflicto generado por la misma institucionalidad ”, señala el comunicado.

Ante esta situación de violencia, el gobernador del Cauca, Óscar Campo, intervino en el conflicto sirviendo como mediador entre ambos pueblos indígenas. “Requerimos de las comunidades indígenas, Misak y Nasa, confrontadas en el municipio de Caldono, la disposición y acción de resolver los conflictos sin violencia; exhortamos la presencia del Gobierno Nacional, para atender temática de discusión a través de procesos de conciliación”, señaló Campo a través de redes sociales.

Por su parte, algunos parlamentarios, entre los que se encuentran la representante a la Cámara por la bancada Decentes María José Pizarro y la senadora de la Unión Patriótica, Aída Avella, hicieron un llamado a los dos pueblos indígenas para que detengan las agresiones de inmediato y mantengan el diálogo hasta llegar a un acuerdo que ponga fin a los enfrentamientos que a la fecha han dejado un saldo de 30 personas heridas.