El PAE debe reestructurarse o suspenderse si es necesario: contralor general

Después de que se encontraran irregularidades en el Programa de Alimentación Escolar (como comprar pechugas de pollo por $40 mil), Edgardo Maya, contralor general, alertó sobre la necesidad de reestructurar la forma en la que se adjudican los recursos.

Archivo

Continúa la polémica generada por las irregularidades evidenciadas en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en Cartagena por la Contraloría, como la adquisición de pechugas de pollo a $40 mil, huevos a $900 y la supuesta compra de casi tres toneladas de panela que no llegaron a ninguna institución. Edgardo Maya, contralor general, llamó la atención sobre esta situación y dijo que es necesario “hacerle una reestructuración al programa, o suspenderlo si es necesario”.

(Lea aquí: Pechugas de pollo a $40.000 y huevos a $900, entre los insólitos precios en el PAE).

Maya, durante una entrevista en Blu Radio, explicó que lo más preocupante del PAE, un programa que alcanza a ocho millones de niños de estratos uno y dos en los 32 departamentos del país, no son tanto las irregularidades, sino la “reiteración de las irregularidades”. Explicó que a finales de 2016 también se hicieron alertas similares y que es seguro que en el informe del próximo año se dé una situación similar.

“Yo digo que hay que hacer un corte de cuentas. El PAE no se puede acabar, hay que fortalecerlo, vigilarlo y ejecutarlo correctamente. Hay que hacer una acción intrépida, hacer algo para parar esto, porque el año entrante también será lo mismo.”, afirmó.

El contralor también criticó que el control que pueden hacer “es cuando el daño ya está hecho, porque nuestra llegada es después de que se acaba la fiesta, llegamos a recoger los platos rotos”. Además, dijo que los cambios al PAE los debe hacer el Ministerio de Educación, cartera encargada del programa.

Hay que cambiar el sistema, pero eso corresponde al Ministerio de Educación. Tiene un problema más grave que es el tema dietético, la descompensación en el balance de la dieta. Los niños desayunan o almuerzan con pan, gaseosa y piña, ¿qué balance dietético hay ahí?”, aseveró, refiriéndose también a otra de las preocupaciones: que los menores de edad, muchos de ellos sin los recursos para tener una buena alimentación, no están recibiendo comida que sea balanceada.