Lavado de fachada del capitolio fue suspendido por desperdicio de agua

Debido a los efectos del Fenómeno de El Niño el Gobierno ha pedido el ahorro de agua y energía.

Gregorio Eljach, secretario general del Congreso, aseguró que la ejecución se debe a un contrato del Senado y la Cámara para el aseo de las instalaciones del Capitolio, lo que desató polémica y fuertes críticas debido a la sequía que presenta el país. Por esta razón las directivas suspendieron de inmediato el procedimiento.

“Es una coincidencia lamentable, es un trabajo que se hace cada dos años conjuntamente Senado y Cámara para limpiar las fachadas del Capitolio Nacional que se deteriora mucho por la contaminación ambiental y por efectos de la gran cantidad de palomas que por allí circulan”, señaló el funcionario.

Además aseguró que “es lamentable que en medio de una política de no al derroche, tengamos una empresa particular contratada para eso desde el punto de vista administrativo, haciendo una actividad que no es bien vista. Estoy ubicando los funcionarios administrativos de Senado y Cámara para que se examine la posibilidad de variar esa parte del contrato”, añadió.

La Procuraduría General le insistirá al Gobierno que declare el estado de emergencia ambiental debido a los estragos que está produciendo en todo el país el Fenómeno de El Niño. En este sentido se insistirá en la necesidad de tomar medidas de fondo frente a los incendios forestales y sequía que se presentan actualmente.

En la solicitud, enviada al Ministerio de Ambiente, se señalará que se deben tener en cuenta las alertas enviadas por el Ideam y otros organismos ambientales. Ante esto es necesario, señalan, que se provean los recursos para controlar esta situación.

En este punto se señalará que se deben fortalecer las acciones en los municipios que se han visto afectados por los incendios forestales, teniendo en cuenta que la mayoría no cuenta con un cuerpo de bomberos para atender las emergencias.

El procurador delegado para el medio ambiente, Óscar Darío Amaya advirtió que se deben tomar medidas a corto plazo como “apagar” el alumbrado navideño. Añade que debe existir coherencia entre las sanciones que impondrá el Gobierno por no ahorrar agua y energía.

“Recomendar al Gobierno que por decreto organice una destinación del 1% de las compensaciones ambientales de las licencias ambientales, para un fondo que alimente el sistema de atención y prevención de desastres”, precisó el procurador.