También hay reclamos por aumentos en facturación

Los líos de Electricaribe en plena cuarentena

Noticias destacadas de

Apagones y constantes cortes de energía tienen desesperados a usuarios de la región Caribe. Las fallas en el suministro de energía dificultan el cumplimiento de las medidas de aislamiento preventivo obligatorio.

Uno de los compromisos que hizo Electricaribe luego de que comenzara la emergencia sanitaria por el COVID-19 en el país fue el de garantizar la prestación del servicio energético y no suspenderlo por mora en los estratos 1, 2 y 3. Sin embargo, las denuncias y quejas de los usuarios por fallas eléctricas y cortes prolongados del servicio se han convertido en una constante y en un motivo de preocupación, sobre todo en momentos en que en ciudades como Barranquilla la directriz es prolongar la cuarentena y que las personas permanezcan en sus casas.

Se trata de 2,5 millones de usuarios en los departamentos de La Guajira, Cesar, Magdalena, Atlántico, Bolívar, Sucre y Córdoba, que desde hace 22 años se abastecen de energía a través de los servicios de Electricaribe, empresa que, valga la pena recordarlo, dejará de operar en octubre de este año. Esta fue intervenida el 15 de noviembre de 2016, y durante estos más de tres años se han invertido $1,8 billones para mantener la operación y garantizar la prestación del servicio en la costa Caribe. Cuando fue intervenida, los usuarios soportaban alrededor de 96 horas de interrupciones en el servicio de energía por año, cuando el promedio nacional de horas sin servicio era de 38.

También le puede interesar: Apagón en la Costa Caribe podría afectar el funcionamiento de las UCI en esa región

Las fallas han cobrado mayor relevancia ahora, en medio de la crisis sanitaria que enfrenta el país. Atlántico, por ejemplo, con más de 18 mil contagios, está en la tarea de que sus habitantes permanezcan en aislamiento, labor que se complica si el servicio energético es intermitente. “La principal queja de la ciudadanía es la suspensión del servicio, los llamados racionamientos. Estamos en una localidad donde está el estadio Metropolitano. A raíz de la alta demanda, porque todos los hogares están en casa, se ha presentado un consumo excesivo. Electricaribe, en aras de contrarrestar ese problema, ha logrado disminuir las cargas dentro de los circuitos, lo que genera permanentes cortes de energía en los barrios populares”, explica Alirio Páez, edil de la localidad Metropolitana de Barranquilla.

Vivir sin energía eléctrica es complejo, lo sabe todo el mundo. Y en época de confinamiento obligado por una pandemia la situación es más difícil para quienes se quedan sin luz o electrodomésticos en las zonas frías del país. Pero en la Costa Caribe el asunto es realmente grave. Hay nueve millones de personas que viven en zonas con temperaturas que rondan los 30°C y en las que un ventilador (o abanico, como dicen en la región) es indispensable en cualquier casa. O una nevera para sus alimentos. Sin contar con las necesidades de quienes cocinan con electricidad.

Un caso es el del conjunto Las Gardenias, en donde los residentes permanecieron siete días sin energía por un daño de una estación. “Si no hay el servicio en un apartamento de 45 metros cuadrados es casi imposible poder controlar el confinamiento, porque además genera problemas de convivencia”, agrega Páez.

También le puede interesar: EPM y Consorcio Energía de la Costa se llevan subasta de Electricaribe

Los problemas son similares en Bolívar, donde las fallas también han sido denunciadas. De hecho, fue una de las zonas afectadas por un apagón masivo que se registró el pasado 24 de junio en cinco departamentos de la Costa, a raíz de un daño en la subestación Sabanalarga. En este departamento la preocupación de los usuarios se concentra en los elevados costos de facturación.

“Electricaribe no tiene la mejor imagen ante las comunidades del departamento. Existen muchas deficiencias en la prestación del servicio. Sin embargo, desde antes de la pandemia iniciamos mesas de trabajo con Electricaribe para saber cómo se iba a trabajar en conjunto para cumplir con el servicio. Eso nos permitió que ellos estén enterados en tiempo real de las fallas en territorios”, cuenta Wadi Romano, secretario de Minas y Energía de Bolívar.

El funcionario explica que “los postes, los cables de alta y de baja, los medidores y la facturación han generado inconvenientes por precios elevados. Son quejas que han hecho saber los personeros de las alcaldías municipales”. Frente a esa situación, los alcaldes, los personeros y los operadores de red se reunirán de manera virtual con la Superintendencia de Servicios, el Ministerio de Energía y la Procuraduría General para esclarecer las dudas.

También le puede interesar: Desde el primero de octubre dejará de operar Electricaribe en la costa

“Se realizó una mesa de trabajo con Electricaribe para conocer las acciones y los protocolos tomados para atención de usuarios durante la emergencia, las dificultades, las evidencias y las medidas para superarlas, especialmente en aspectos asociados con la facturación, así como la correcta aplicación de las medidas del Gobierno Nacional. Cabe aclarar que hacemos seguimiento a la información para determinar si se presentan incumplimientos a las normas e iniciar las acciones de control a que haya lugar”, sostiene la superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño.

Según ella, los departamentos con mayores dificultades con el servicio son: Córdoba, Magdalena y La Guajira, porque los circuitos son muy extensos. Además, por las características topográficas de la región, se dificulta su intervención no solo a nivel de inversiones y mantenimiento, sino también de restablecimiento del servicio en momentos en los que hay fallas.

No es muy diferente la situación en el departamento del Magdalena. “Se presentan interrupciones del fluido frecuentemente y en varias horas del día, especialmente en los municipios de Pijiño del Carmen, Pinto y Guamal. Las altas temperaturas obligan a que las personas salgan de sus casas, incumpliendo así el aislamiento preventivo obligatorio”, cuenta Humberto Torres, secretario del Interior del Magdalena. En ese departamento, el gobernador Carlos Caicedo ya había hecho un llamado al Ministerio de Salud, al Ministerio de Minas y Energía, así como a la Defensoría del Pueblo para la pronta intervención de Electricaribe por los reiterados cortes de energía.

Ángela Patricia Rojas, agente especial de Electricaribe, dijo a El Espectador que una de las dificultades ha sido tener a más de 3 mil personas en campo para atender las necesidades en los siete departamentos del Caribe donde hacen presencia. “La empresa debe hacer labores de lectura, distribución de facturas y atención a los requerimientos de los clientes. Nuestro objetivo era asegurar la continuidad en la prestación del servicio sin poner en riesgo la salud de los operarios”, agrega Rojas.

Comparte en redes: