“No estamos dispuestos a negociar la legalidad”: viceministro de Minas

Esa es la advertencia de Carlos Andrés Cante frente a las protestas que se adelantan en los municipios de Segovia y Remedios, en el nordeste de Antioquia, donde los mineros informales piden flexibilizar la normatividad para ejercer la minería.

Durante el paro minero en Segovia y Remedios (Antioquia) se han presentado disturbios que dejaron 24 personas heridas. / Cortesía

“La actividad legal y artesanal del barequeo es usada de manera inescrupulosa por personas que se aprovechan del sistema para comercializar oro producto de la explotación ilícita de minerales”. Con esa advertencia el viceministro de Minas, Carlos Andrés Cante, precisó que aunque el Gobierno respeta la protesta social que un grupo de mineros informales adelanta en los municipios antioqueños de Segovia y Remedios, “lo que no estamos dispuestos a negociar es la legalidad, aquí estamos defendiendo la legalidad, primero la no utilización de mercurio en la explotación minera, y la legalidad en la comercialización de los minerales”.

Según Cante, un estudio del Ministerio de Minas demuestra que algunas personas intentan legalizar al mes hasta mil gramos de oro que extraen con dragas y buscan pasar por barequeros de la zona que con su método artesanal y legal apenas pueden extraer 35 gramos al mes y máximo 430 gramos al año, que es el tope permitido por la ley.

Los mineros, entre tanto, expusieron un documento con 15 puntos en los que hacen varias exigencias como condición para levantar el paro. Entre las solicitudes hechas están la de flexibilizar la normatividad para la explotación minera. Sobre este punto, el viceministro de Minas, Carlos Andrés Cante, insistió en que desde 2011 se ha acompañado al gobierno departamental en la legalización de los mineros informales, lo cual ha permitido que a la fecha se hayan formalizado 36 unidades de producción minera a través de contratos en los que cerca de 2.500 mineros se han beneficiado.

Añade que “en el país debe haber minería bien hecha, no podemos permitir que contaminen los ríos o comercialicen de cualquier forma por ser pequeños, ese es el principio que no se puede vulnerar”, explica el viceministro.

Otra de las solicitudes hechas por los mineros, tiene que ver con la explotación en los terrenos de la Gran Colombia Gold. “Hay unas minas dentro de los terrenos de la multinacional, la figura es contrato de operación y es el único punto que se puede negociar aquí”, explica el alcalde de Segovia, Gustavo Tobón.

Son en total 137 unidades productivas dentro de los terrenos de la Gran Colombia Gold, los que han sido censados por la administración municipal de Segovia. Según el secretario de Minas, Fernando Gómez, la inconformidad de los mineros radica en que “ellos piden un contrato de explotación justo y equitativo”. Los otros mineros que se encuentran fuera de esos terrenos es difícil establecer cuántos son.

Situación actual

Luego de los disturbios registrados el martes pasado, desde las seis de la tarde de ese día se decretó el toque de queda, lo cual permitió calmar los ánimos. “Toda la noche del martes y el día miércoles ha estado todo muy tranquilo, los mineros se retiraron a un sitio de concentración cerca del casco urbano, hay 120 aproximadamente, pero aquí la calma ha sido total”, asegura el alcalde local.

Por su parte la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez, advierte que el toque de queda se mantendrá por tiempo indefinido. “Se incrementó el pie de fuerza de Policía y Ejército en la zona y hay dos fiscales allí para atender toda la problemática de orden público. No vamos a permitir vías de hecho que afecten a la comunidad”.

Durante las protestas, 24 personas resultaron heridas, entre ellas cinco policías; 16 presentan lesiones de gravedad y fueron trasladadas a Medellín y Rionegro. Entre los heridos se encuentra un joven que sufrió amputación de la mano derecha. “Sabemos que es un joven que participó en la protesta, que estaba actuando de manera irregular, él mismo manipuló un explosivo y está muy grave”, expresa la secretaria de Gobierno.

En el municipio de Remedios, los manifestantes ingresaron a un colegio, quemaron la silletería y saquearon la cafetería, por lo cual desde la Gobernación se ordenó suspender las clases. “Hemos ordenado la desescolarización mientras siga alterado el orden público, no mientras dure el paro, porque no sabemos cuánto puede tardar, pero sí mientras no haya condiciones de seguridad para los estudiantes y profesores. Entre Remedios y Segovia hay 12 mil estudiantes que se ven afectados”, explicó el secretario de Educación de Antioquia, Néstor David Restrepo.

Sin salida

El paro, que se inició el 21 de julio, continúa en la zona. Según los representantes de los mineros, están haciendo pedagogía con los manifestantes para informarles cómo avanzan las negociaciones. Las autoridades desmintieron una posible intervención para cerrar varias de estas minas

Entre los municipios de Segovia y Remedios, unas 30 mil personas devengan su sustento de la minería. Los manifestantes exigen la presencia del Gobierno Nacional; sin embargo, el viceministro asegura que no acudirán a la zona. “Nosotros estuvimos el miércoles 26 de julio dialogando con ellos y mantenemos el diálogo, pero mientras sigan estas manifestaciones violentas no nos volvemos a sentar con ellos”.

Infiltrados en la protesta

Tras los disturbios y luego de un consejo de seguridad, la Gobernación de Antioquia informó que, al parecer, entre los mineros se habían infiltrado actores ilegales que ocasionaron los disturbios. Ofreció 500 millones de pesos de recompensa para quien ayude a su identificación y captura.

Por su parte, uno de los mineros en diálogo con El Espectador y quien pidió la reserva de su nombre, asegura que en la zona donde se concentran cerca de cuatro mil manifestantes, observaron la presencia de personas extrañas. “Llegó gente muy rara y comenzaron a tirar piedra y a azuzar, uno no sabe quiénes son porque aquí hay, presencia del Eln, del Clan del Golfo y de otros que se hacen llamar la Mano que Limpia y la Nueva Generación. Además, aquí cerca tenemos una de las zonas de normalización de las Farc”.

Luego del toque de queda los manifestantes se concentraron en calma, “ayer (miércoles) llegó el ejército al sitio donde estábamos los mineros y pasaron por allí, la gente les abría camino y gritaban arengas respaldando al ejército, les aplaudían. Nosotros le pedimos al Esmad de la Policía que no provoquen a los mineros, porque cuando llegaron eso fue lo que pasó y por eso se presentó esa confrontación”.

Los diálogos entre representantes de los mineros, la Gobernación y la Gran Colombia Gold continúan en busca de una solución a esta problemática.

Temas relacionados