Organizaciones del Catatumbo rechazan asesinatos a líderes

Al repudio nacional frente a los homicidios de líderes sociales en el país también se sumó la Misión de Naciones Unidas en Colombia. 

La Comisión reiteró la voluntad para seguir adelante con el proceso de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.Archivo El Espectador

En un comunicado difundido este jueves, la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo rechazó el asesinato de los líderes sociales Héctor Santiago Anteliz, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de la vereda Filo San José en el municipio de Teorama, Norte de Santander y Cristian Rodríguez Sánchez miembro de la JAC de la vereda Buena Suerte en el municipio de Hacarí; ocurridos ambos en las últimas semanas del mes de junio.  

Lea también: Dos líderes comunales asesinados en Teorama, Norte de Santander

Frente a este hecho, rechazaron también la respuesta que han obtenido del Gobierno Nacional, consistente en militarizar considerablemente las comunidades y que ha resultado, varias veces, en agresiones a líderes y defensores de derechos humanos. En cambio, reclaman mayor protección para las personas en riesgo. 

La Comisión reiteró, además, la voluntad para seguir adelante con el proceso de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos que se ha venido ejecutando en esta región con presencia histórica de cultivos de este tipo. De acuerdo con Eduardo Díaz Uribe, director del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS), en abril de este año, en el Catatumbo y el Sur de Bolívar cera de tres mil familias se unieron a este programa. 

Lea también: “Programa de sustitución de cultivos no ha fracasado”: Ramiro Cortés, vocero Farc

Hacen un llamado para detener las acciones armadas en la región y solicitaron mayor presencia estatal en el Catatumbo. 

El comunicado es emitido en medio de la indignación que han causado en el país los asesinatos de los líderes sociales ocurridos esta semana en Atlántico, Chocó, Antioquia y Tumaco. Estos hechos fueron repudiados también por la Misión de paz de Naciones Unidas en Colombia, mediante un comunicado en el que además instan al Estado colombiano a reforzar las medidas para detener los asesinatos a líderes en el país. 

La ONU manifestó también su voluntad para seguir acompañando a quienes realizan un trabajo por la paz y los derechos humanos en el país.