La Policía se lo llevó vivo y me lo entregó muerto: padre de detenido en Zipaquirá

Denuncia que sólo 16 horas después del hecho fue informado sobre la muerte de su hijo Edwin.

Archivo

Mi hijo entró vivo al comando de Policía y 16 horas después me lo entregan muerto, que alguien me explique qué fue lo que pasó”, esa es la súplica que hace el padre de Edwin Fino Bernal quien, según la Policía, se habría suicidado en una patrulla cuando se encontraba detenido. (Vea: Investigan extraña muerte de un hombre en patrulla de Policía en Zipaquirá)

El caso, que está bajo investigación, tiene inquieta a la familia del hombre, por los confusos hechos que rodean su deceso y descartan tajantemente que él haya atentado contra su propia vida. “Él hace 20 días es papá. Ese bebé se convirtió en su mayor motivación; de hecho hizo muchos planes a futuro. Él nunca hubiera decidido quitarse la vida”.

Según cuenta Alberto, padre del hombre de 33 años, la versión de las autoridades no los convence, por cuanto hay elementos que ponen en entredicho el actuar de la Policía, pues no se siguieron los protocolos establecidos. Tal es el hecho de que tras su detención lo llevaran más de siete cuadras a pie y sin ser esposado hasta la estación del municipio de Zipaquirá.

“A Edwin lo sacaron de un establecimiento donde, según la Policía, fue sorprendido robando licor; pero más allá de ese hecho lo que queremos es justicia y sobretodo que se sepa la verdad. Cómo es posible que cuando se realizó la detención no le hayan quitado los cordones de los zapatos y que lo dejaran solo en una patrulla. Mi hijo mide 1.80 y la versión de que se haya ahorcado es difícil de entender”, dijo Alberto en diálogo con El Espectador.

Los hechos se habrían presentado el pasado martes hacia las 8 de la noche, en un supermercado hasta donde llegaron los policías que detuvieron a Edwin. Según la Policía, al llegar al comando, el hombre -que se encontraba en estado de embriaguez- fue encerrado en una patrulla y tres horas más tarde, cuando se aprobó su traslado a una URI, fue hallado sin signos vitales y con los cordones de sus zapatos alrededor de su cuello.    

Yo no entiendo si mi hijo fue detenido el martes en la noche, sólo hasta ayer (miércoles) a las 12 del día nos llamen a confirmar su muerte; cómo 16 horas después. Pero lo que es peor, no nos dejaron ver su cuerpo, ni los certificados del levantamiento”, comentó Alberto quien confirmó que sólo hasta este jueves a las 7 de la mañana pudo reclamar el cadáver.

Cuando los padres de Edwin asistieron al comando de Policía de Zipaquirá, les entregaron sus pertenencias, entre ellas un celular que estaba encendido y que contenía los contactos de su familia. “Ellos (los policías) habían podido avisar tan pronto encontraron a mi hijo muerto, ¿por qué no lo hicieron? ¿Por qué pusieron tanto problema hoy para entregar su cuerpo?”, estos son algunos de los interrogantes que la familia Fino Bernal espera que la investigación logre despejar.

Por el momento, la familia, que pide insistentemente justicia, está a la espera de que el establecimiento entregue los videos de seguridad y así tratar de reconstruir los últimos momentos de Edwin.

Se espera además que en los próximos días, el instituto de Medicina Legal entregue a la Fiscalía el informe de la autopsia y se establezca si el hombre presenta otras lesiones en su cuerpo. El padre de la víctima denunció este caso ante las autoridades que tendrán que recolectar otras pruebas sobre lo sucedido en la patrulla de Policía de Zipaquirá.

 

Temas relacionados