Tiffany y Valeria, las primeras trans que se gradúan de bachilleres en Sucre y Bolívar

Las jóvenes de 18 y 26 años obtuvieron sus diplomas el fin de semana. Aunque es un paso importante, aún el panorama para las trans es desalentador en el Caribe. Una encuesta dice que sólo 11 de 187 personas consultadas lograron terminar el bachillerato.

Valeria Arrieta se dirigió a sus compañeros en la ceremonia de grado en un colegio de Sincelejo, Sucre. / El Heraldo

“Voy a hablar muy poco porque mi voz se entre corta, yo he sufrido mucho, soy una chicha trans de Sincelejo, y al terminar mis estudios pude demostrar que nosotras no nacimos para ser prostitutas o peluqueras, sino que tenemos todas las habilidades y espero que mis compañeras tomen mi ejemplo”. Con ese contundente discurso, Valeria Arrieta Méndez, de 26 años, subió a la tarima y se dirigió a los otros 119 estudiantes que se graduaban se bachilleres en la Institución Educativa Luis Carlos Galán en Sucre.

El pasado 15 de diciembre se convirtió en la primera mujer trans en obtener ese título educativo en el departamento. Y con el diploma de bachiller, llegaron seis menciones más: excelencia, perseverancia, sentido de pertenencia, cumplimiento, rendimiento académico y mejor compañera.

Lucy Ramos Bitar, directora del colegio, aseguró que era la primera vez que le abrían las puertas a una mujer trans. Aprendimos muchas cosas de ella, a ser tolerantes, humanas y respetuosas, que lo importante es lo que podemos dar como personas”, aseguró la docente, según El Heraldo.

Un día después del grado de Arrieta, también se graduaba la primera mujer trans bachiller de Bolívar. Se trataba de Tiffany Parra Rincón, quien, con 18 años, obtuvo su título en la Institución Educativa Técnica Agropecuaria de Villanueva. Su caso se conoció hace un par de meses porque algunos profesores le impidieron la entrada al colegio. Decidió vestir el uniforme de las mujeres y ellos le exigían que se pusiera el de los hombres. Pero finalmente, Tiffany ganó la pelea alegando su derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad. Ahora planea estudia derechos en la Universidad de Cartagena.

Tiffany y Valeria se graduaron de bachilleres este fin de semana en Bolívar y Sucre, respectivamente. / Cortesía

Ambas noticias fueron aplaudidas por organizaciones que luchan por los derechos de las personas LGBT. Aseguraron que constituyen en un avance para la inclusión educativa de la población trans, que históricamente ha sido excluida de estos espacios. Debido a esta discriminación, la Corte Constitucional se ha pronunciado a través de sentencias de tutela para asegurar que el derecho a la igualdad de las personas LGBTI hace parte de los procesos educativos. Así, por ejemplo, ha ordenado que los estudiantes tienen la libertad de elegir el uniforme que consideren acorde con su identidad de género y que los manuales de convivencia de los colegios deben respetar la diversidad sexual.

Sin embargo, todavía las cifras son desalentadoras. En una encuesta realizada por Caribe Afirmativo a 187 personas trans de la región Caribe, sólo 11 de ellas lograron terminar el bachillerato. El departamento que acumuló la mayoría de casos fue Atlántico. En Córdoba, La Guajira y San Andrés ninguna de las personas trans encuestadas terminó sus estudios de secundaria.

El hecho de que no les permitieran ir con el uniforme del género con el que se identifican, que fueron víctimas de discriminación por parte de compañeros o docentes o que les negaron el derecho a la educación por su apariencia, son algunas de las razones que los encuestados dieron de por qué no terminaron sus estudios.

“Las cifras expuestas evidencian las dificultades que enfrentan las personas trans en el marco de las instituciones educativas en la región. Destacamos el esfuerzo y la perseverancia de Tiffany y Valeria, e invitamos a las instituciones educativas a seguir generando espacios de formación y crecimiento incluyentes, donde el respeto y la igualdad sean garantizados para todos y todas”, aseguró la organización Caribe Afirmativo.