Tumaco, un mes sin agua por cuenta de las Farc

Ecopetrol advierte que en las selvas de Nariño la guerrilla impide controlar el derrame de petróleo producido por culpa de las mismas Farc.

Tras el ataque al oleoducto Trasandino en Nariño, el avance de la mancha de petróleo sobre el río Mira dejó sin agua potable a 160 mil habitantes de Tumaco y sus alrededores. / Ecopetrol
Mientras usted se toma cinco minutos para leer este artículo, la incontrolable mancha de petróleo  que tiene sin agua a 160 mil habitantes de Tumaco y sus alrededores, en Nariño, continúa avanzando hacia el océano Pacífico, afectando ecosistemas, impidiendo que los habitantes que se abastecen de la cuenca del río Mira utilicen el agua del río para subsistir.
 
A pesar de que desde el  22 de junio Ecopetrol ha instalado 15 puntos para controlar el derrame en las veredas Pinde, Llorente, Vaquerío, Imbilí y Achotal, y en la bocatoma del acueducto de Tumaco, la fuerza del río Mira sigue expandiendo gran parte de los 410 mil galones de crudo  que terminaron en el agua después de que guerrilleros del frente 29 y la columna Daniel Aldana de las Farc dinamitaran un tramo del oleoducto Trasandino. El ataque provocó el derrame de cerca de 10 mil barriles sobre la quebrada Pianulpí, que alimenta al río Guisa, y éste a su vez al río Mira.
 
Ecopetrol informó que ha sido difícil controlar el avance de la mancha, no sólo por el fuerte caudal del río Mira, sino porque la guerrilla está impidiendo la operación de los técnicos. Según la petrolera, una cuadrilla de expertos, encargada de instalar la infraestructura de contención en el sector de Tabacal, tuvo que salir de la zona, afectada por la presencia del grupo guerrillero. Además, las Farc destruyeron las barreras  instaladas en otro punto de ese mismo sector liberando una parte del crudo que ya estaba lista para ser recogida.
 
Desde el lunes sólo se han podido contener 3.000 barriles de crudo, de los cuales 2.800 ya han sido recogidos. Almenos 80 kilómetros de fuentes hídricas se encuentran afectadas, el acueducto de Tumaco fue suspendido y el suministro de agua para la región depende de 30 carrotanques, de los buques de la Armada Nacional cargados con el líquido que llegan desde Buenaventura (Valle) y Ecuador y de la activación de dos pozos profundos. Según el coordinador de la Unidad de Gestión del Riesgo y Desastres de Tumaco, “las labores para recuperar el agua potable demoran mínimo 25 días. Es un daño que afecta no sólo el saneamiento básico, sino la economía del municipio”.
 
En lo corrido del año los oleoductos del país han sido objeto de 39 ataques de la guerrilla. Atentados que ponen en riesgo la salud de miles de personas y de cientos de hectáreas de ecosistemas. 
 
Desde Tumaco, el alcalde del municipio, Víctor Gallo, pidió que se declare en la zona una “emergencia social y económica”, debido a los impactos negativos que tiene este desastre sobre la población, sobre todo la que vive exclusivamente de la pesca. Según Gallo, la declaratoria de esta emergencia económica y social permitirá que algunos programas del Gobierno se activen. Por ejemplo, el empleo temporal de emergencia donde ellos mismos puedan hacer la limpieza y el retiro de las manchas de petróleo en sus mismos ríos. Por su parte, el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, aseguró que los pescadores afectados son más de 7.000.
 
“Este es un ataque que no tiene ningún sentido. Los planes para abastecer los 600 mil litros al día que se necesitan en los sectores urbanos ya están empezando a dar resultado”, dijo el presidente Juan Manuel Santos.
 
Ayer en la mañana, a través de un comunicado, las Farc aplaudieron la más reciente encíclica ambiental presentada por el papa Francisco, resaltando reflexiones del líder católico  que consideran importantes. En respuesta  el jefe de los negociadores del Gobierno en Cuba, Humberto de la Calle, les pidió a los guerrilleros ser coherentes con su discurso, pues “la idea de proclamar la defensa del medio ambiente, destruyendo el medio ambiente, es inaceptable”. 
 
Desde Bogotá, distintas entidades ambientalistas como la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente, Ambiente y Sociedad, el Foro Nacional Ambiental, la Fundación Natura, Klimaforum y la Red por la Justicia Ambiental se unieron en un comunicado en el que le pidieron a las Farc a respetar el derecho humanitario, absteniéndose de causar daños al ambiente. Y reiteraron la necesidad de excluir tanto a las comunidades como a los ecosistemas del conflicto armado.
 
El alcalde Gallo les respondió: “Quisiera decirles a las Farc que ya fue suficiente, que  terminen el ensañamiento contra Tumaco, más daño que esto no creo que nos puedan hacer”.?
últimas noticias

Así será el desfile del 20 de julio en Cali

La independencia ficticia

Por los caminos de la historia