Corfecali responde a la polémica por instalación de vallas sobre la Calle de la Feria

Los ciudadanos se quejan porque la instalación de vallas sobre la autopista Suroriental, por donde van a pasar los principales desfiles en el marco de la Feria de Cali, impide que quienes no tengan acceso a la gradería puedan disfrutar de los espectáculos.

Cortesía.

Gran polémica ha desatado este año la instalación de vallas metálicas sobre la autopista suroriental, con motivo de la realización de la versión 60 de la Feria de Cali. Los caleños alegan que al levantar estos 'muros' la gran cantidad de personas que no pueden pagar para estar en las graderías, se quedarán sin la posibilidad de apreciar los principales desfiles.

Estas obras de adecuación que se ejecutan cada año, para separar las graderias de los transeúntes, ha despertado la inconformidad de muchos caleños que se oponen a la medida que, según Corfecali, es necesaria para garantizar la seguridad de los asistentes durante los diferentes desfiles que se realizarán al aire libre.

El Espectador habló con Luz Adriana Latorre, gerente de Corfecali, quien se refirió a la necesidad de estos elementos en la logística de los desfiles, la existencia de un espacio de entrada libre para quienes no accedan a la boletería y su postura frente a quienes alegan la 'privatización de la feria'.

¿Qué tan necesarias son las vallas que tapan completamente la visibilidad del desfile a quienes no están en las graderías?

Esas vallas nos permiten organizar todo el circuito logístico de la zona de graderías y obedecen a un tema de seguridad. El salsódromo es un evento que congrega cerca de 200.000 personas y 23.000 estarán en las graderías, entonces, si tuviéramos desprotegida la parte de debajo de las graderías correríamos varios riesgos.

Uno es que la gente intente subirse a las graderías por debajo y no podríamos controlar el aforo de estas estructuras. Recordemos que estas estructuras son temporales y tienen una capacidad y peso completamente limitado. Por otro lado, cualquier persona podría levantar la mano y manosear a alguien que estuviera ahí, hurtar pertenencias de otros o entrar con armas cortopunzantes, licor adulterado y otros elementos, teniendo en cuenta que no pasarían por una requisa efectiva.

Aunque es una polémica que se ha generado este año, las vallas han sido un elemento que ha acompañado el montaje de graderías desde el 2008 cuando se empezó a hacer el salsódromo. Pero ustedes pueden saber que la instalación de estas estructuras también ocurre en eventos que se hacen en Medellín o en Barranquilla.

¿Dónde están ubicadas las graderías y vallas?

Las graderías se ubican desde la bajada del puente de la carrera 53 hasta la carrera 44ª, sobre el lado occidental, y hasta la 45ª, sobre el lado oriental. A partir de allí, va la zona para personas con movilidad reducida, después para adultos mayores y, luego, el espacio para el público de píe con acceso totalmente gratuito. Este es un desfile que como otros del país y del mundo tiene acceso mixto.

¿Entonces se va a respetar el espacio para las personas que no tengan la posibilidad de comprar la boleta?

No solo se va a respetar, sino que lo hemos ampliado. El año pasado eran 6.000 metros cuadrados y este año será de 8.000, la gente no se puede dejar llevar por comentarios erróneos sobre este tema porque siempre se ha destinado un espacio gratuito, no pueden decir que no lo saben. Además, paralelamente se han dispuesto otros eventos con entrada libre como es el caso del encuentro de melómanos y coleccionistas, que a partir de este año inicia desde el 25 de diciembre; el concierto inaugural en el Polideportivo Mariano Ramos con una nómina salsera de primer nivel y seis eventos descentralizados en la Feria Rural y Comunera.

Muchas personas dicen que “la feria se privatizó” que "ya no es del pueblo para el pueblo" ¿Qué opina?

No podemos hablar de una feria privatizada cuando habrán 60 eventos en la programación ferial, de los cuales 57 son de entrada gratuita y 3 de acceso mixto. Esto quiere decir que la gente puede acceder al casi el 100% de la feria sin costo.

De hecho, las graderías para las familias de los artistas que participan en los desfiles, para las fuerzas militares y algunos periodistas invitados son gratuitas. Además, muchas personas se ganan las boletas gracias a diversas estratégias de mercadeo que realizan los patrocinadores.

¿Dónde terminan los recursos que se obtienen del salsódromo?

Recordemos que la financiación de la feria es mixta, una parte la entrega el municipio y la otra es contribución de la empresa privada, a través de patrocinio. Todo este dinero es el que permite la financiación de la Feria de Cali.

Con las ganancias del salsódromo se pagan las escuelas de bailarines según el número de artistas que tengan; hay escuelas que reciben $14 millones y otras que reciben $23 millones. Adicional a esto, se cubren los dispositivos técnicos como luces, sonidos, graderías y personal de logística; artistas adicionales como cantantes y todo lo que implica un evento de esta magnitud.

En el salsódromo tenemos 1.500 artistas en escena entre bailarines de la vieja guardia, bailarines de la categoría juvenil adulto, bailarines de la categoría infantil, bailadores sociales y tres orquestas.

Los caleños también han mostrado su descontento por los problemas de movilidad que ha generado las instalaciones de las vallas y graderías…

Uno no puede negar que cualquier evento masivo que se realice en la calle genera molestias de movilidad, en especial, un evento que tiene un kilómetro y medio de longitud. Sí se generan problemas de movilidad y no podemos negarlo, pero tanto la Secretaría de Movilidad como Corfecali han hecho todo un plan para que las personas tengan alternativas y desvíos que pueden realizar en esta temporada. Además, es un tiempo corto para que la ciudad disfrute de la Feria, igual sucede en otras ciudades del país.

¿Qué cuesta la boletería para los desfiles?

$176.800 cuesta el abono que comprende tres boletas para ingresar al Salsódromo, desfile de Cali Viejo y desfile de Autos Clásicos y Antiguos.

El Rifirrafe

Esta vez, los protagonistas de la discusión en sus diferentes cuentas de Twitter fueron el excandidato a la alcaldía, Roberto Ortiz, y el jefe de comunicaciones de la Alcaldía, Rodolfo Gómez.

Todo empezó porque Ortiz manifestó su inconformidad ante la instalación de las vallas que consideró como un acto de exclusión al pueblo caleño, a lo que Gómez respondió que su comentario obedece al inicio de una campaña política.

 

Pero la discusión no quedó ahí. Ortiz aseguró que su opinión fue respetuosa y desistió de alargar la situación con funcionarios de la Alcaldía. Por otro lado, Rodolfo Gómez optó por recordar que las vallas hacen parte de una medida que se viene tomando desde administraciones pasadas.

 

Anuncian cacerolazo

La caleña, Karen Castillo, difundió un video en Facebook en el que se hace un recorrido por la autopista Suroriental donde se muestran los cerramientos metálicos que impiden la visibilidad de los desfiles feriales.

El video se volvió viral y ella, junto con otras personas, emprendió una iniciativa para movilizarse con el fin de exigir que se desmonten estas estructuras para que los caleños puedan ver de forma gratuita el salsódromo y los otros eventos.

Este miércoles se realizará una marcha desde el parque de las Banderas hasta el CAM, y el 25 de diciembre, día en el que se presenta el salsódromo, se hará un cacerolazo frente a los ‘muros’ de la Calle de la Feria.

“Estamos convocando a toda la población caleña, a todos los ciudadanos que les duele y que sienten que están pasando por encima de nosotros, a que asistan a este movimiento porque realmente nos afecta a todos”, dijo a Blu Radio, Castillo.