Las víctimas del colapso del puente en Villavicencio

En el accidente, en el que murieron al menos ocho personas, varias familias se vieron afectadas. Estas son algunas de las historias.

Las autoridades sobre uno de los puentes de la finca La Esmeralda, mientras retiraban uno de los cuerpos. / Guillermo Herrera - Periódico del Meta

Durante el primer puente festivo del año una tragedia empañó la mañana de este lunes a Villavicencio. A las 10:30 de la mañana uno de los tres puentes colgantes que se encuentran dentro de la finca de La Esmeralda, en el municipio de El Carmen (Villavicencio),  colapsó cuando al menos 30 personas se encontraban dentro de la estructura. Tras el accidente ocho personas murieron y 13 más resultaron heridas.

Estas últimas fueron atendidas por más de 60 rescatistas que llegaron a la zona y trasladadas al Hospital Departamental de Villavicencio, de donde ya fueron dadas de alta cuatro personas, tres permanecen en cuidados intensivos y otras seis se encuentran en recuperación. Por su parte la alcaldía decidió decretar dos días de duelo y el alcalde Wilmar Barbosa aseguró que su administración ayudará a las víctimas con las exequias y demás requerimientos.

La zona, considerada reserva forestal, es visitada tanto por lugareños como por turistas interesados en realizar caminatas o bañarse en algunas de las cascadas que se forman en la zona. El puente donde ocurrió el accidente se encuentra a 70 metros de altura y se llega a él luego de una larga caminata por la zona, lo que hizo que el rescate fuera difícil.

En el momento del accidente varias familias cruzaban y esperaban por cruzar el puente, al parecer, por el exceso de peso la estructura se ladeó, se rompió una de las sogas que balanceaba el puente y lanzó al vacío a las personas que estaba en él. Muchos de los que se encontraban en las orillas alcanzaron a reaccionar y quedaron colgando de la estructura, muchos que se encontraban en el centro cayeron sobre las piedras que componen el caño Buque.

Dos horas colgando de un pie

Muchas de las personas que resultaron heridas se salvaron porque cayeron sobre los árboles o los matorrales. Esto impidió que chocaran contra las rocas y tuvieran lesiones mayores, pero en el caso de Nicolás Gómez de 27 años fue una soga la que lo salvó.

El joven quedó suspendido sobre el puente porque uno de sus pies quedó atascado en una soga. Según informó Germán Gómez, subdirector de socorro de la Cruz Roja, a Noticias Caracol el hombre duró dos horas suspendido en el puente mientras las autoridades de socorro encontraban la forma de rescatarlo.

“Es una persona muy tranquila, lloró pero pudimos controlarlo. Sabíamos la situación y el riesgo que corríamos porque las condiciones no eran las mejores. Le explicamos el procedimiento que íbamos a hacer y le recomendamos seguir nuestras instrucciones”, aseguró Gómez.

Ante el peligro que lo que quedaba colgando del puente colapsado cayera, las unidades de socorro prefirieron tomar todas las medidas posibles de precaución antes de intentar el rescate, por lo que el joven permaneció alrededor de dos horas suspendido sobre la estructura. Otras personas también quedaron colgadas del puente, pero debido a su cercanía a la orilla fue más fácil su rescate.

La familia Acosta Guzmán

Como muchos de los lugareños, la pareja Javier Acosta y Tatiana Guzmán visitaron junto a varios de sus familiares  la vereda de El Carmen, en Villavicencio para pasar el último día del puente de Reyes. Ellos dos corrieron con la suerte de sobrevivir al siniestro y se encuetran hospitalizados, pero su bebé de 18 meses no corrió con la misma suerte.

Según informaron algunos de sus familiares a Noticias Caracol cuatro de las personas que viajaban en este mismo grupo se encuentran hospitalizadas, entre ellas la pareja y una menor de siete años que se encuentra en cuidados intensivos con una grave  fractura de cráneo. El padre de la menor aseguró que los médicos le dan la posibilidad de dos entre diez que la menor logre recuperarse.

En el centro hospitalario también se encuentra Nicole Amortegui, hija de Tatiana Guzmán quien tuvo leves lesiones, por lo que se encuentra en observación.

El caso de Jose Luis Molina

Una de las primeras imágenes que se conocieron del accidente fue el testimonio de Jose Luis Molina, quien aún aturdido por los hechos, contó frente a una cámara que había perdido a su esposa y sus dos hijas: Valentina Céspedes González, de 14 años y Marieth Cielo Molina González de 4 años.

Según informó Molina, cuando llegó a la zona encontró a su esposa y su hija mayor sin vida. En medio de la confusión halló a su sobrina con signos vitales y al encontrar a la menor de cuatro años intentó salvarle la vida, “la cogí entre los brazos e intenté sacarla por entre el río”.

Jose Luis Molina asegura que la gente se aglomeró en el puente colgante y a pesar de las advertencias de algunas de las personas que alertaron que el puente podría caer por el exceso de peso muchas ignoraron la advertencia y continuaron sobre la estructura tomándose fotos. Frente a la confusión que generó el colapso del puente muchos intentaron pedir ayuda. Molina vio como dos personas quedaron suspendidas en las líneas del puente.