Yo respeto a las mujeres como respeto a los hombres: Antonio Caballero

Tras la polémica generada por sus columnas ‘Acoso’ y ‘Acoso (2)’, el periodista aclaró que jamás pretendió apoyar el acoso a la mujer.

El columnista, en entrevista a W Radio se defendió de la polémica que generaron sus últimas dos columnas en las que supuestamente habría apoyado el acoso a la mujer. Archivo

Las últimas dos columnas de Antonio Caballero lo tienen en el ojo del huracán por supuestamente haber defendido el acoso a la mujer. La polémica empezó hace dos semanas cuando publicó ‘Acoso’. El texto inmediatamente generó numerosas críticas infundadas en todo tipo de argumentos. Al referirse a las denuncias contra Donald Trump y Harvey Weinstein afirmó: "Hay que estar muy enfermo o hay que ser muy idiota para exaltarse así con esas cosas, como está sucediendo en estos días en los Estados Unidos (y de rebote aquí) como por contagio epidémico entre las mujeres repentinamente quejosas y los medios de comunicación populacheros, que por lo visto son todos”. A esto el columnista publicó un segundo texto, 'Acoso (2)' en el que aclaró que su intención nunca fue defender tal conducta. 

Catalina Ruiz Navarro, por ejemplo, comentó en su columna de El Espectador sobre el primer texto de Caballero: “Sí, dijo lo que muchos hombres están pensando y no se atreven a decir, y hace lo mismo que Trump, a quien defiende desvergonzadamente, se las tira de frentero para soltar sin pena una misoginia que toda Colombia sospechaba, pero que no había pelado el cobre”.

(Le puede interesar: Pacto de Caballeros)

Por su parte, Yolanda Ruiz también publicó una columna en este diario en la que rechazó los argumentos de Caballero: “Es cierto que no se puede comparar una manoseada con una violación y que no se puede satanizar la conquista, pero se necesita haber sentido el asco y la rabia cuando te ponen encima una mano que no quieres ni buscas para entender que el abuso no es solamente el acceso carnal”.

El columnista respondió en el segundo texto, ‘Acoso (2)’, publicado en la revista Semana, y aclaró su postura: “La columna no defendía, ni mucho menos, a los abusadores sexuales como Harvey Weinstein y Donald Trump; sino que condenaba la asimilación del manoseo indebido a la violación criminal. Una asimilación que en mi opinión banaliza lo grave. Y es esa banalización la que me parece grave. No es solo que, como se ha dicho, “toda exageración es insignificante”: es que además la exageración reduce su objeto a la insignificancia: y así la violación se reduce a simple mala educación”.

(Lea también: Acoso y seducción)

En entrevista a W Radio, Caballero aseguró: “Lo que sucedió con la primera columna, y es lo que trato de explicar en la segunda, fue que no quisieran leerla como estaba escrita, quisieron leer cosas distintas, quisieron ver mis motivaciones y no lo que estaba escrito. (…) Este señor escribe esto porque así lo piensa y porque así lo cree”. Además, añadió: “No se pueden comparar las cosas porque toda exageración es insignificante. Al comparar dos cosas tan distintas como un pellizco y un empalamiento se está convirtiendo el empalamiento en un pellizco y no el pellizco en empalamiento”.

“Es porque es hombre poderoso y blanco que Antonio Caballero escribe eso. Es siempre interpretando mis motivos, no lo que digo sino los motivos por los que lo digo. (…) Yo respeto a las mujeres como respeto a los hombres. Considero que hay una igualdad absoluta entre los géneros”, declaró Caballero a lo largo de la entrevista. A pesar de la defensa del columnista, el tema que tocó es delicado y la polémica no morirá en este punto.

 

últimas noticias