Por vivir este día ha valido la pena ser presidente: Santos

En el evento final de la dejación de armas por parte de las Farc, el jefe de Estado se comprometió a darles garantías de participación política a los miembros de la guerrilla que, a partir de hoy, comienzan su tránsito hacia la vida civil.

El jefe de Estado entregó una 'escopetarra' a Timochenko, en el evento de dejación final de armas en poder de la guerrilla. Archivo

Precedido de un momento simbólico en el que el presidente Juan Manuel Santos le entregó un fusil que termina convirtiéndose en pala-obra del artista Alex Sastoque- al máximo jefe de las Farc, Timoleón Jiménez (Timochenko), concluyó el evento final en el que se corroboró un paso más hacia la terminación del conflicto armado con esa guerrilla: la dejación de armas.

Se trató, indudablemente, de uno de los hechos más importantes desde que arrancó la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc quienes, a partir de este momento, comienzan su tránsito hacia la vida civil. El presidente Juan Manuel Santos dijo desde Buenavista, vereda del municipio de Mesetas (Meta), que en lo que le resta de mandato se encargará de velar por que las garantías de su participación en política se cumplan.

“No estoy -y seguramente nunca estaré– de acuerdo con ustedes sobre el modelo político o económico que debe tener nuestra nación, pero defenderé con toda contundencia su derecho a expresar sus ideas dentro del régimen democrático”, dijo el jefe de Estado, al tiempo que ratificó que con lo pactado en Cuba se garantizará, además, verdad, justicia, reparación, y garantías de no repetición para las víctimas del conflicto armado.

El primer mandatario también señaló que el país debe estar a la altura de la paz y a la altura de la historia, asegurando que el Acuerdo de Paz firmado con las Farc es irreversible y que, en ese sentido, los colombianos podrán tener la certeza que ese grupo armado que se dedicó más de medio siglo a la guerra no volverá a defender sus ideas con las armas.

“Lo que celebramos los colombianos este 27 de junio de 2017 es que las armas que alguna vez se levantaron para atacarnos entre nosotros estarán guardadas y selladas en contenedores a cargo de la más alta y confiable organización internacional, creada precisamente para buscar y garantizar la paz en el mundo”, dijo Santos, refiriéndose, por supuesto, a las Naciones Unidas que ya tienen en su poder las armas entregadas por la guerrilla.

Al responder a las palabras de Timochenko, quien exigió cumplimiento por parte del Estado frente acuerdos relacionados con garantías de seguridad y a la aplicación efectiva de la ley de amnistía, Santos reconoció que aún quedan deberes recíprocos que ambas partes deben cumplir para hacer de la paz un proceso estable en Colombia.

El primer mandatario señaló, finalmente, que la gran noticia para el país fue la que se dio este 27 de junio “y puedo decir que, por llegar a este día, por vivir este día, por lograr este día, ha valido la pena ser presidente de Colombia”, puntualizó.