Alianza Verde, en firme

El Consejo Nacional Electoral avaló la fusión entre el Partido Verde y el movimiento Progresistas. Ahora escogerán entre candidato propio o buscar una consulta interpartidista.

Los miembros del Partido Verde cuando hablaban de la fusión que generaron con Progresistas. / Luis Ángel

La incertidumbre en la Alianza Verde finalizó. El Consejo Nacional Electoral (CNE) estudió la demanda que presentó el representante a la Cámara Alfonso Prada, en la que pedía que se anulara el acuerdo entre el Partido Verde y los Progresistas, y la conclusión del tribunal electoral fue que esta coalición se hizo conforme a las normas electorales.

Así consta en la Resolución 3261 de 2013, en la cual el CNE le da vía libre al cambio de nombre de Partido Verde a Alianza Verde, aceptan la reforma al logo-símbolo y registran la reforma a los estatutos con la que quedó en firme el ingreso de los Progresistas a los cuadros directivos del naciente movimiento político, que hoy por hoy le apunta a convertirse en una opción para las elecciones en medio de la polarización que han generado el expresidente Álvaro Uribe Vélez con su candidato Óscar Iván Zuluaga y el mandatario Juan Manuel Santos, quien la semana pasada anunció su interés de hacerse reelegir.

Ya con la Alianza Verde en firme, llegó el momento de tomar decisiones, pero la puja interna no es fácil. En la aspiración presidencial hay todo un abanico de candidatos: Enrique Peñalosa, Antonio Navarro, John Sudarsky, Camilo Romero, Íngrid Betancourt y Feliciano Valencia, pero las encuestas no dejan ver alguno con verdadero potencial electoral para ganar las elecciones. Por eso, para poder consolidar una tercería, ha venido tomando fuerza la posibilidad de extender el acuerdo político a las candidatas de la izquierda Clara López Obregón, del Polo Democrático, y Aída Avella, de la Unión Patriótica.

Esa fue una propuesta que hizo el representante a la Cámara del Polo Democrático Iván Cepeda, quien también reconoce que para consolidar una tercera opción es necesario reunir a todos los sectores independientes. También el exgobernador y precandidato por la Alianza Verde Antonio Navarro ha hecho votos para que se realice una consulta interpartidista.

Navarro ayer dirigió una carta afirmando de forma tajante que “una consulta interpartidista parece el único camino. Para participar deberíamos escoger nuestro candidato mediante una encuesta ahora. Si ello finalmente no fructificara, no participaría como candidato en las elecciones presidenciales. La mía nunca ha sido una aspiración individual”.

Para Navarro, las elecciones que se avecinan son un momento histórico, por lo tanto, “necesitamos que las fuerzas alternativas nos unamos, nos cohesionemos, trabajemos juntos. Y ello no está sucediendo. Cada día parecemos más dispersos, más fragmentados, más separados. El agua parece escurrirse entre nuestras manos”.

La propuesta de Navarro tiene un claro contradictor, se trata del exalcalde y también precandidato Enrique Peñalosa, quien afirma que hay que cumplir con lo que ya se había acordado, que es una consulta interna en la que se escoja el aspirante a la Alcaldía por la Alianza Verde. El dirigente no está de acuerdo con la encuesta que se ha planteado y tampoco con hacer compromisos con otros sectores políticos.

Por ahora la balanza en la Alianza Verde parece inclinarse hacia una encuesta que defina los candidatos más fuertes y extender la invitación a Clara López y Aída Avella. En ese escenario estaría la apuesta política que podría generar en el panorama electoral una alternativa diferente al uribismo y al santismo.