Aunque no haya ‘fast track’, acuerdo de paz será implementado en el Congreso: Santos

Este lunes, la Corte Constitucional deberá definir si aprueba o no el mecanismo especial legislativo que busca darle celeridad a la aprobación de las leyes necesarias para el acuerdo con las Farc

El presidente Santos dijo desde Oslo que su preocupación es que pase mucho tiempo entre la firma y la implementación del acuerdo / Foto: Presidencia

La del lunes será una decisión trascendental para el acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc. A las 9:15 de la mañana, la Corte Constitucional fue convocada para definir uno de los puntos clave para la implementación de lo pactado en La Habana y su decisión marcará el ritmo con el que marcharán los acuerdos desde que se firmaron el pasado 24 de noviembre.

El procedimiento especial legislativo o ‘fast track’ que fue pactado en el texto de paz y aprobado por el Congreso a través de un Acto Legislativo busca, palabras más palabras menos, agilizar el debate de las leyes que serán tramitadas para darle desarrollo jurídico a los acuerdos de paz pero, además, imprimirle celeridad a su aprobación. Es decir, reducir el número de debates que en un proceso ordinario requieren tanto los proyectos de ley como actos legislativos para que el Capitolio los saque adelante.

Y sobre ese punto en particular se centrará la Corte Constitucional este lunes. Una decisión más que esperada por el Ejecutivo que ha tenido que enfrentarse no con pocas trabas para no dejar morir el acuerdo final de paz. Por eso, desde Oslo (Noruega), el presidente Juan Manuel Santos ya comenzó de lo que sería su ‘Plan B’, en caso de que el alto tribunal no falle favorablemente. “El plan B es que vamos a someter al Congreso las leyes de todos modos las leyes, pero espero que la Corte le dé su bendición al fast track”, dijo el presidente Santos desde el parlamento noruego.

El jefe de Estado, de hecho, recordó que una de las lecciones que tuvo en cuenta del resto de proceso de paz en el mundo es la importancia de no dejar pasar mucho tiempo entre la firma y la implementación del acuerdo de paz, dada la inseguridad jurídica en la que se dejarán a los integrantes de las Farc. “La diferencia entre los procedimientos con fast track o sin él está en qué tan rápido se demorará el Congreso en aprobar las leyes”, explicó el primer mandatario.

Lo cierto es que el debate al interior de la Corte está fuertemente dividido. Los magistrados están centrados en explicar el significado de ‘refrendación popular’, dado que el Acto Legislativo para la Paz, que incluye el mecanismo de ‘fast track’, está condicionado a que se aplique una vez el acuerdo de paz haya sido sometido a una refrendación popular y no está claro hasta dónde el Congreso puede ejercer ese rol y si, por el contrario, debió haberse sometido de nuevo al pueblo el nuevo acuerdo de paz.