contenido-exclusivo

Chuzadas se entregaban a un congresista, la faceta política del escándalo

Dirigentes del uribismo, incluyendo al expresidente, aseguran que la denuncia de supuestas chuzadas busca desprestigiar al Centro Democrático. El senador Roy Barreras y el director de Semana aseguran que hay indicios de que los espionajes eran entregados a congresistas uribistas.

El senador Roy Barreras y el ex viceministro Rafael Nieto Loaiza.Archivo-El Espectador

Las denuncias de la revista Semana sobre el surgimiento de un presunto nuevo episodio de chuzadas ilegales a políticos, magistrados y periodistas –pero esta vez dirigido desde los cuarteles del Ejército por orden del excomandante del Ejército, Nicacio Martínez–, levantó el primer polvero político del año. Especialmente, porque según el trabajo periodístico, el general Martínez habría ordenado entregar la información obtenida mediante las chuzadas ilegales a “un senador del Centro Democrático”.

De inmediato, todos los reflectores se posaron sobre el expresidente y senador Álvaro Uribe, en cuyo gobierno se desató el escándalo de chuzadas, en el que decenas de personalidades del mundo político, magistrados de la Corte Suprema de Justicia y periodistas eran espiados desde el Departamento Administrativo Seguridad (DAS), entidad adscrita a la Presidencia de la República y que tuvo que ser liquidada luego de confirmarse la actuación ilegal que orquestó. , el expresidente rechazó los señalamientos y advirtió que quieren involucrarlo en este escándalo solo para hacerle daño.

(Ministro de Defensa le pone el pecho al escándalo de las supuestas chuzadas realizadas desde el Ejército) 

Al respecto, el partido de gobierno emitió un comunicado en el que rechazó la acusación y sostuvo: “Para el Centro Democrático y cada uno de sus integrantes es prioridad la legalidad como principio inamovible de todas las actuaciones que los rodean. Solicitamos a las autoridades competentes que de comprobarse en la investigación oficial la veracidad de la información emitida por el medio de comunicación, hagan públicos los nombres de los integrantes del Partido presuntamente implicados en dichas acciones, para tomar las medidas correspondientes”.  

En el entretanto, Noticias Uno afirmó que tenía información sobre el supuesto político que habría recibido la información obtenida ilegalmente por los agentes de inteligencia y señaló al exviceministro, Rafael Nieto, uribista purasangre conocido por sus posiciones radicales. Sin embargo, Nieto Loaiza rechazó la acusación. Dijo haberse comunicado con el director de la revista Semana y que le confirmaron que su nombre no estaba relacionado con este escándalo.

(Conozca aquí las denuncias de un supuesto nuevo capítulo de "chuzadas")

El exministro también habló en BLU Radio, aseguró que nada tiene que ver con este episodio y afirmó que lo involucran para hacerle daño. “No he tenido ninguna información ni ninguna consecuencia de chuzadas, sean estas ciertas o falsas, ni del Ejército ni de nadie”, se defendió Nieto en la emisora radial.

“Yo he hablado con el grueso de la cúpula militar por muy distintas razones y no hablo solamente con el general (Nicacio) Martínez. En las conversaciones nunca hemos hablado de chuzadas a nadie, nunca he recibido información sobre nada y no he tenido acceso ni a grabaciones, lícitas o ilícitas de ningún tipo”, enfatizó el político uribista, quien, además, contraatacó acusando a Noticias Uno de difundir una “canallada”.

De otro lado, también en BLU Radio, el director de la revista Semana Alejandro Santos, confirmó que tiene el nombre del político al que le habrían entregado el material de las “chuzadas”, pero que se abstuvieron de revelar su nombre hasta no tener la prueba sumaria. “Tenemos la certeza de que ocurrió, pero nos falta la evidencia que respalde el acervo probatorio ante un juez”, dijo Santos, no sin antes advertir que tienen el nombre y en cuanto tengan certeza de que fue así revelarán su identidad.

(Uribe asegura que lo quieren involucrar en el escándalo de las chuzadas)

Desde el Congreso, el igualmente uribista José Obdulio Gaviria, sobre quien también se rumoró podría ser el destinatario de la información de las escuchas, reaccionó con vehemencia ante la especulación que lo involucra.  El senador del Centro Democrático calificó el artículo como irresponsable, por hacer “insinuaciones que tiene como propósito desprestigiar al Centro Democrático”. “Quien publicó ese artículo es un absoluto irresponsable”, respondió en la W Radio.

Otro de los involucrados en este escándalo, pero como víctima de los seguimientos, es el senador Roy Barreras, quien aseguró que desde julio del año pasado viene denunciando que ha sido objeto de persecución por parte de agentes al servicio del Gobierno, y que incluso, él personalmente le denunció ante el presidente Iván Duque que ha sido hostigado, espiado y perseguido con el objetivo de evitar sus denuncias en casos como el regreso de los falsos positivos, el asesinato de Dimar Torres, el bombardeo contra los niños en Caquetá y el homicidio del líder social Flower Trompeta.

“No es cierto que solo supieran sobre las chuzadas con la publicación de la revista Semana. Desde el 6 de julio personalmente le informé al presidente Duque de que existían evidencias de que agencias del estado estaban organizando estos montajes contra periodistas y dirigentes de la oposición. Me sorprende que el Gobierno, que hace seis meses estaba enterado, no solo de las denuncias que le informé directamente, sino de la ampliación que hice en agosto ante la Fiscalía, y además enterado como todo el país de hechos judiciales como el allanamiento a las instalaciones del Ejército donde se ejecutaban estos seguimientos, diga que se acaba de enterarse por la publicación periodística. El día en que iban a votarse las objeciones presidenciales denuncié que una senadora de la República tenía listo un montaje, valiéndose de estas chuzadas, para intentar evitar que defendiera el Acuerdo de Paz”, concluyó Barreras.  

899570

2020-01-13T12:00:08-05:00

article

2020-01-13T17:03:33-05:00

amolano_1273

none

-Redacción Política ([email protected])

Política

Chuzadas se entregaban a un congresista, la faceta política del escándalo

75

6595

6670

1