Colombianos condenados a muerte en China suplican a Gobierno tratado de repatriación

En carta enviada al Senado, son 12 los connacionales que piden que les permita tener una esperanza de volver a ver a sus familiares.

En la Comisión Segunda del Senado de la República se adelantará un debate para exigirle al Gobierno analizar la posibilidad de suscribir un tratado de repatriación de presos con la República Popular de China.

Así lo indicó la senadora Teresita García quien sostuvo que “Colombia durante las últimas cuatro décadas ha sufrido el flagelo del narcotráfico, que se ha enquistado en la sociedad afectando a miles de familias, que por buscar suplir sus necesidades básicas, han terminado como víctimas de uno de los delitos más perseguidos por la sociedad. Está búsqueda de oportunidades ha llevado a que muchos colombianos como solución a sus problemas económicos, se conviertan en mulas del narcotráfico, que ahora han visto en Asia un nuevo mercado para la droga”.

Muchos de estas mulas no saben que China se ha convertido en un verdadero infierno para todo aquel que sea detenido y puesto a disposición de la justicia, pues ese tipo de delitos es duramente castigado, incluso con la pena de muerte.

Según información del Ministerio de Relaciones Exteriores, hay 129 connacionales detenidos en China, de ellos 14 ya fueron condenados a fusilamiento o pena capital y esperan en los pabellones de la muerte la ejecución de su pena, de estos, 12 se encuentran con la pena suspendida, por lo que estamos a tiempo para que el gobierno de Colombia haga algo por estos compatriotas y hay 11 condenados a cadena perpetua.

“Sabemos que no todos estos colombianos son delincuentes, son personas desesperadas por los problemas económicos de sus familias, pues la mayoría han sido engañados por las mafias de narcotráfico que operan en el país y que los utilizan como correos humanos para introducir la droga en este mercado”, indicó la senadora en su citación.

Y agregó: “Aquí no se trata de defender a unos delincuentes, estamos enfrentado una situación de carácter humanitario, Colombia puede a través de sus canales diplomáticos solicitar a la Cancillería de China que a través de los ministerios de justicia de ambos países revisar los casos y determinar así en cuales se trata de familias de escasos recursos que fueron carnada de grandes redes del narcotráfico”.

De acuerdo a la senadora, una vez un colombiano queda preso en China, pierde sus garantías de defensa, ya que las comunicaciones con sus familiares son casi imposibles, un traductor cobra entre 150 y 250 dólares diarios, cifra que para una familia de escasos recursos es imposible pagar. El idioma se convierte en la barrera más grande para poder conocer el lugar de detención por parte de los familiares, sumado a esto que los honorarios de un abogado están cerca de los 10 mil dólares aproximadamente.

“Debo reconocer que los consulados de Colombia en China realizan su labor con lo que tienen a su alcance, por el reducido presupuesto con el que trabajan, adicional que les resulta dispendioso y muy costoso, pues las cárcel Guanyo donde se encuentra el grueso de colombianos están ubicadas a 4 horas en avión de Beijing, y a 3 Hong Kong y Shanghái que son las ciudades donde están ubicados los consulados”, agregó.

Temas relacionados