Del campamento a la pedagogía por la paz: varios manifestantes levantaron las carpas

Una parte de quienes conformaron el “campamento por la paz”, decidieron levantar definitivamente sus carpas y emprender distintas tareas que contribuyan a la implementación del nuevo acuerdo, considerando que ese objetivo ya se cumplió.

Germán Gómez Polo

Hace 45 días, cientos de jóvenes que clamaban un nuevo acuerdo de paz con las Farc decidieron apostarse en la Plaza de Bolívar con la firme convicción de que hasta tanto no hubiera un nuevo pacto en La Habana, tras la derrota del plebiscito del 2 de octubre, no se iban a retirar.

Y así fue. Por eso, una parte de quienes conformaron el “campamento por la paz”, decidieron levantar definitivamente sus carpas y emprender distintas tareas que contribuyan a la implementación del nuevo acuerdo, considerando que ese objetivo ya se cumplió. “Ahora existen otros retos y otros lenguajes que asumir en este momento histórico”, dice el comunicado enviado por algunos de los que participaron en la cruzada. (Fotos: Fundadores del “Campamento por la paz” levantaron sus carpas en Bogotá)

De hecho, este viernes se tenía prevista la visita del jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, al campamento, en donde éste pensaba entregarles una copia del texto logrado con la guerrilla en Cuba y les iba a pedir que se vuelvan multiplicadores del mismo. Sin embargo, el evento fue cancelado debido a asuntos logísticos de Salsa al Parque que comenzó en la Plaza de Bolívar.

“La próxima semana entregaremos el acuerdo a los jóvenes que organizaron el campamento de paz. Pedimos que nos ayuden en la pedagogía”, confirmó el equipo negociador de paz.

En principio, se llegó a pensar que había divisiones en el interior del propio campamento, teniendo en cuenta que no todos los jóvenes que participaron en él decidieron irse. Versión que fue desmentida a El Espectador por Manuel Llano, uno de los líderes del movimiento, quien afirmó que acompañaban a quienes decidieron quedarse unos días más.

“Hemos contribuido enormemente a través de este ejercicio de resistencia pacífica en la generación de un clima de opinión necesario y favorable a los acuerdos de paz”, insistió Llano a nombre de sus compañeros que decidieron irse. Los otros se quedarán unos días más, a la espera de que el jefe negociador los visite la semana entrante. Eso sí, todos coincidieron en que acompañarán la firma del nuevo acuerdo, su refrendación e implementación.