¿Derecho al voto para los militares?

El congresista Roy Barreras radicó una polémica reforma constitucional para permitir que los uniformados puedan ejercer el derecho a elegir, sin participar del debate electoral ni en movimientos políticos.

Más de 450.000 uniformados podrían beneficiarse de la iniciativa de Roy Barreras. / EFE

Con la premisa de restituir los derechos políticos de los policías y militares, el senador Roy Barreras, del Partido de la U y recientemente integrado a la delegación de paz del Gobierno en los diálogos con las Farc en La Habana, radicó ayer en el Congreso una polémica reforma constitucional que busca permitir que los miembros de las Fuerzas Armadas puedan ejercer el derecho al voto popular.

Según el legislador, la iniciativa apunta a “realizar una transición adecuada y, luego de más de 80 años de haber prohibido este derecho a los militares, plantear una fórmula similar a la mayoría de países de la región, de habilitar únicamente el derecho a elegir, e impedir que intervengan en actividades o debates de partidos o movimientos políticos y a ser elegidos”.

En otras palabras, mantener el carácter no deliberante de las instituciones castrenses, pero permitir que sus miembros voten. Además, el acto legislativo establece que la reforma entraría a aplicar en un escenario de posconflicto, es decir, una vez se haya firmado el acuerdo final de paz con las Farc y los colombianos hayan refrendado lo pactado en Cuba. El texto propuesto sostiene que la entrada de los 450.000 nuevos votantes que integran las Fuerzas Armadas no impactaría mayormente el censo electoral, ya que éste aumentaría sólo en 1,3 %.

De igual forma se promovería una ley estatutaria que señale las condiciones en las cuales los uniformados podrían participar electoralmente. En ella se incluirían las sanciones para quienes violen el carácter no deliberante de la Fuerza Pública, para los superiores que intenten influir en el voto de sus subalternos y para quienes utilicen los medios del Estado para hacer campañas electorales.

Se trata de una discusión de vieja data, pues han sido varios los intentos en el Congreso de sacar adelante proyectos similares. Y siempre que se hable de este asunto se tendrá que recordar el histórico discurso del presidente Alberto Lleras, el 9 de mayo de 1958, en el Teatro Patria, frente a los militares: “La política es el arte de la controversia, por excelencia. La milicia el de la disciplina. Cuando las Fuerzas Armadas entran a la política lo primero que se quebranta es su unidad, porque se abre la controversia en sus filas. El mantenerlas apartadas de la deliberación pública no es un capricho de la Constitución sino una necesidad de sus funciones. Por eso las Fuerzas Armadas no deben deliberar, no deben ser deliberantes en política”.

Si bien el proyecto de Barreras habla de abrir la posibilidad de que los militares puedan votar mas no ser elegidos, mientras mantienen su carácter no deliberante, el tema da para mucha discusión. Por ejemplo, la senadora Thania Vega, del Centro Democrático, piensa que los militares son también ciudadanos y deberían tener ese derecho, al menos en las elecciones presidenciales y de Congreso. “Sería un voto reglamentado. El voto es secreto y es individual. No quiere decir que los militares vayan a deliberar”.

Pero no todos están de acuerdo en el uribismo. “Las armas y la política no deberían ir de la mano. Respetamos mucho a los integrantes de la Fuerza Pública, pero tienen una legitimidad que los obliga a marginarse del enfrentamiento político. Se podría prestar para manipulaciones políticas”, advirtió el senador Alfredo Ramos Maya. A su vez, Jaime Amín, también senador del Centro Democrático, calificó como “inoportuna e inconveniente” la propuesta de Barreras, que, por cierto, cuenta con el respaldo de la mayoría de la U.

Luis Fernando Velasco, senador liberal, señaló que, si bien en principio el proyecto tiene un argumento lógico, al señalar que sin la guerra con las Farc no tiene sentido que las Fuerzas Armadas no puedan intervenir en política, intentar meter a los uniformados en ese tipo de debate debe tener mucho análisis. Y Antonio Navarro, de los verdes, dijo que primero hay que consolidar la paz con las Farc y el Eln y después pensar en esas posibilidades: “Como dicen los campesinos: no hay que ensillar antes de tener las bestias”.