La pelea en la Cámara de Representantes durante el debate de la reforma política

Álvaro Hernán Prada, del Centro Democrático, acusó a los miembros de Voces de Paz de ser “representantes de los terroristas de las Farc”. La respuesta vino desde los voceros del movimiento y la representante Angélica Lozano.

Arriba. El representante Álvaro Hernán Prada, del Centro Democrático, e Imelda Daza, de Voces de Paz.

A los gritos terminó este martes el debate sobre la reforma política en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes. Los ánimos se calentaron cuando el presidente de la corporación Carlos Arturo Correa Mojica sometió a votación la ponencia del representante de Cambio Radical Jorge Enrique Rozo, con la cual se busca el archivo de la iniciativa.

Salido de tono, Rozo increpó a Correa por no continuar con la discusión. Lo calificó de irresponsable y de sabotear el debate. Además de señalar que la actuación de su colega violaba el reglamento del Congreso. (Lea: Reclaman presencia de procurador y contralor en debate sobre reforma política)

En el reverbero, el Centro Democrático (CD) salió en defensa de Cambio Radical. Fue el representante uribista Álvaro Hernán Prada, quien sostuvo que la iniciativa era ilegítima porque no se había concertado con los partidos “si no con el terrorismo”, y señaló a los representantes de Voces de Paz.

“Nosotros hemos sido respetuosos. Lo que no nos puede pasar —de pronto porque los voceros de los terroristas de las Farc estén aquí, vigilantes y amenazantes (refiriéndose a los voceros del movimiento Voces de Paz)— lo que le pasó al senador Galán que tuvo que modificar una proposición”, dijo Prada.

Inmediatamente, la representante Angélica Lozano, de la Alianza Verde, respondió aireada a la acusación de Prada. “Las barras están llenas de jóvenes. Qué vergüenza decirles terroristas a los jóvenes que están ahí.  (…) Respeto por esos jóvenes”, señaló Lozano.

Sin embargo, ofuscada por la acusación, Imelda Daza, de Voces de Paz, se defendió diciendo que “si ella era vocera del terrorismo, entonces, él (Prada) era representante de paramilitarismo”.

Daza sostuvo con preocupación, luego del debate, que las palabras que lanzan en el Congreso los miembros del Centro Democrático “se convierten en un mensaje de respaldo a los reductos de grupos paramilitares en el país”, lo que pone en riesgo sus vidas.

“Es una verdad que yo he comprobado porque en Cesar, cuando converso con personas que tuvieron vínculos con el paramilitarismo, señalan que se sienten respaldados por los miembros del CD en el Congreso e interpretan lo que ellos dicen como un respaldo a su accionar”, comento Daza.

En cuanto a la reforma política, el Gobierno pidió hoy que se retire del texto el artículo 1°, relacionado con el grado de consulta jurisdiccional de las decisiones tomadas por la Procuraduría y la Contraloría, un tema que había sido fuertemente cuestionado por varios representantes y que motivó una extensa carta de reparos por parte de la Procuraduría y la Contraloría.