“Las cuentas aritméticas son impecables y esa reforma se aprobó”: Santos sobre circunscripciones de paz

El presidente Juan Manuel Santos culpó al secretario del Senado, Gregorio Eljach, de haberse equivocado al leer el resultado de la votación del proyecto que dio por derrotada la iniciativa que buscaba beneficiar a las víctimas del conflicto armado.

El presidente Juan Manuel Santos se refirió a la polémica sobre la aprobación del proyecto que crea circunscripciones de paz durante los Premios Portafolio 2017.SIG

Lo que, seguramente, ya está siendo visto como una “leguleyada” por parte de los sectores opositores al Acuerdo de Paz, para el Gobierno resultó siendo un salvavidas que logró resucitar al aparentemente muerto proyecto que creaba las 16 circunscripciones de paz. Así lo es visto, al menos, desde el Ejecutivo que la tarde de este jueves, se dedicó a llevar al Congreso todo tipo de interpretaciones jurisprudenciales emanadas desde la Corte Constitucional para evidenciar que las mayorías necesarias para votar las reformas constitucionales se logran con base en los integrantes de la corporación.

(Lea: ¿La suspensión de ‘los Ñoños’ salvó las circunscripciones de paz?)

Por eso, durante la entrega de los Premios Portafolio 2017, el presidente Juan Manuel Santos se salió de su discurso para referirse al rifirrafe interpretativo que se despertó entre el Capitolio y el Gobierno a raíz del episodio registrado durante la votación de la mencionada iniciativa. “Hoy se aprobaron estas dos reformas”, dijo el presidente Santos, haciendo también alusión al texto de conciliación de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz. Y continuó: “¿Por qué digo que se aprobaron las dos? Ustedes van a ver una controversia porque pasó la reforma de circunscripciones con 50 votos a favor contra 7. Y el secretario del Senado se precipitó y se equivocó y dijo que no había pasado y resulta que sí pasó, porque hay una jurisprudencia clarísima”, explicó Santos a los asistentes.

Se refería, concretamente, a las sentencias C-784 de 2014 y a la SU-221 de 2015 en las que habla de los casos en los que se registra un número de miembros impar en una determinada corporación pública, como el Congreso, especialmente cuando el quórum se modifica por la ausencia permanente –y sin reemplazo- de algunos de sus miembros. “La Corte Constitucional dijo que las reformas constitucionales se pasan por mayoría, no por la mitad más uno. La mayoría es 99. Hay tres senadores en la cárcel y está expresamente dicho que cuando los senadores están en la cárcel se les aplica la silla vacía. O sea que el número de senadores pasa de 102 a 99. Fueron 50 votos y 50 hacen mayoría de 99. Esa es la realidad. Las cuentas aritméticas son impecables, entonces esa reforma fue aprobada”, argumentó el primer mandatario.

Los senadores presos son, como se sabe, Bernardo “Ñoño” Elías, Musa Besaile y Martín Morales, todos de la U. Por eso, aseguró que lo que se ha debido anunciar es el triunfo de uno de los proyectos fundamentales para implementar el Acuerdo de Paz de La Habana, pese a que reconoció que ha habido retrasos en dicho proceso. Y aclaró que dichas curules, que se sumarán a la Cámara de Representantes en 2018, por un término de dos periodos legislativos, no irán destinados a los excombatientes de las Farc sino a las víctimas del conflicto armado. “Acá se ha creado el mito de que son para las Farc y no. No son para las Farc. Ni siquiera pueden presentar candidato. Son para darles representación temporal a unas comunidades que han estado marginadas durante 53 años”, agregó.

Un país sin polarización

El presidente Juan Manuel Santos también se refirió a la polarización por la que atraviesa el país que se arreció con la derrota del plebiscito del 2 de octubre del año pasado y afirmó que su mayor deseo es el de no heredarle a su sucesor ese ambiente. “Nosotros tenemos una especie de neblina que no nos deja ver las realidades y muchas cosas buenas porque esa neblina lo distorsiona todo. Ojalá esta campaña presidencial no sea tan ácida”, puntualizó.

 

 

últimas noticias

Partido de la U salvó la reforma política

El amargo cierre legislativo de Iván Duque