Ley contra ausentismo, otro de los proyectos que se hundió en el Congreso

Al igual que otros proyectos, como la ley de actores o el derecho al agua, esta no pudo ser debatida completamente por el fin de la legislatura del Congreso.

Foto: Archivo

Mientras se acerca la fecha en la que terminarán las sesiones ordinarias del Congreso, continúa la incertidumbre sobre el destino de varios proyectos que no alcanzaron a ser discutidos en esta legislatura. Y una de las propuestas que se vio marginada, como otras veces, fue la del ausentismo.

Alfredo Rangel (Centro Democrático), uno de los impulsores de este proyecto que contempla sanciones como el descuento de parte del salario de los congresistas ausentes, aseguró que en la próxima legislatura lo presentará de nuevo. En ese sentido, Alfredo Ramos, compañero de partido de Rangel y otro de los proponentes, aseguró que el hundimiento de este tipo de proyectos no hace sino desprestigiar la imagen, ya de por sí baja, del Congreso.

Pero esto no da ninguna garantía, pues el proyecto fue radicado en agosto de 2015, y apenas se aprobó en segundo debate el pasado 24 de mayo. Casi dos años después. La falta de constancia de muchos de los congresistas para asistir a los debates, la facilidad para viajar durante los días en los que hay sesiones e incluso lo incómodo del proyecto hacen que su avance en el Congreso vaya a paso tortuga.

En ese sentido, Inti Raúl Asprilla, representante a la Cámara por la Alianza Verde, es crítico por la forma en la que se llevó la discusión de este tema en el Congreso. En entrevista con El Espectador, Asprilla aseguró que la estructura del Congreso debe cambiar en su totalidad, pues esta permite que “se puedan hundir proyectos de forma indirecta”.

Aunque Asprilla asegura que para él esta es una buena propuesta, también dice que para el proyecto presentado por el Centro Democrático hubiera votado que no se aprobara, por, en su opinión, “la posición de doble moral de este partido, porque uno no puede presentar un proyecto contra el ausentismo cuando uno es ausentista, y ellos muchas veces se salen de la plenaria”.

Tal es la razón por la que el representante cree que “un proyecto de esos no pasaría nunca por el actual Congreso”, por lo que la opción más viable para conseguirlos es llevarlos a una consulta popular.

Otros proyectos que no pasaron

El proyecto para endurecer las sanciones a los ausentistas no es el único que sobrevivió a la legislatura. La falta de celeridad en el Congreso también les pasó factura a propuestas como la ley de actores y el derecho al agua.

La primera, como explicaba el senador Jorge Iván Ospina en días pasados a El Espectador, tenía como fin proteger los derechos laborales de los actores, además de incentivar la profesionalización de estos artistas. Aunque fue aprobado en los dos primeros debates, al igual que la ley contra el ausentismo, se quedó en lista de espera para ser debatido en la Cámara de Representantes. En cuanto al proyecto del agua, este propone que se reforme la Constitución para que el acceso a este recurso sea un derecho fundamental. Por su naturaleza, requiere de ocho debates (cuatro en Senado y cuatro en Cámara).

698116

2017-06-12T18:35:53-05:00

article

2017-06-12T22:28:10-05:00

lbotero1_940

none

Redacción Politíca

Política

Ley contra ausentismo, otro de los proyectos que se hundió en el Congreso

74

3525

3599