Los enredos de un candidato a la Gobernación del Guaviare

Aspirante a la Gobernación del Guaviare por la AICO, sobre él pesan fuertes cuestionamientos por sus presuntos nexos con reconocidos jefes paramilitares y hasta figura en la Lista Clinton.

Documento notarial de la venta del terreno de ‘Cuco’ Vanoy a Echeverry Cadavid.

A mediados de 2000, en una finca del municipio de Paratebueno (Cundinamarca), se llevó a cabo una reunión particular. Citados por el entonces comandante de las autodefensas, Vicente Castaño, acudieron al lugar jefes paramilitares de la talla de Efrain Pérez Cardona, alias 400; Jesús Ignacio Roldán, alias Monoleche; Éver Veloza, alias HH y Emiro Pereira Rivera, alias Guevoepisca, entre otros. El propósito: delimitar las zonas de accionar de los diferentes frentes a raíz de varios conflictos que se habían presentado en la región.

La cumbre paramilitar se realizó en la finca conocida como “Vendaval” de propiedad de Nebio de Jesús Echeverry Cadavid, quien para la época aspiraba a la Gobernación del departamento del Guaviare, cargo al que llegó un año después y que aspira ocupar de nuevo si sale victorioso de las elecciones del próximo 25 de octubre. La participación del dirigente político en la reunión de 2000 fue aclarada por Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, quien durante una audiencia de versión libre realizada en 2010, aseguró que Echeverry no solo era un viejo conocido de Vicente Castaño sino que además era precisamente en la finca “Vendaval” donde el comandante de las Auc se alojaba cada vez que visitaba los Llanos Orientales.

A la cita también asistió el primo hermano de Echeverry, Óscar de Jesús López Cadavid (gobernador del Guaviare entre 2008 y 2011), a quien HH señaló como un hombre “cercano a la casa Castaño” y en cuya finca, aledaña a la de Echeverry, se alojó varias veces Efraín Pérez Cardona o 400, en compañía de su esposa e hijos. Las relaciones non sanctas de López Cadavid incluían también al comandante del bloque Héroes del Llano de las Auc, Pedro Oliveiro Guerrero Castillo, alias Cuchillo, de quien fue socio en la empresa Sociedad de Exploración y Exportación Minera del Llano Ltda, constituida en agosto de 2005.

Fue precisamente gracias al respaldo de Cuchillo que el dirigente político conservador logró ganar la contienda electoral a la Gobernación del Guaviare en 2007, como en efecto quedó establecido en la sentencia condenatoria proferida en enero de 2011 por la Corte Suprema de Justicia contra Óscar de Jesús López Cadavid, en la que fue declarado culpable de concierto para promover grupos armados al margen de la ley y sentenciado a 90 meses de prisión.

En el mismo fallo, la Corte anunció que compulsaría copias de la declaración de Don Mario para que también se investigara la probable participación de Nebio de Jesús Echeverry en la promoción y financiación de grupos paramilitares. Y es que el hoy candidato a la Gobernación del Guaviare no salió bien librado en el testimonio que el hoy detenido exparamilitar y narcotraficante entregó en versión libre.

Según dijo, la relación de Echeverry Cadavid con los grupos de autodefensa comenzó en 1997, cuando fue auspiciador de los primeros paramilitares en el municipio de Paratebueno (Cundinamarca). Don Mario aseguró haber conocido a Nebio de Jesús Echeverry en una finca de propiedad de los Castaño en Urabá, mucho antes de que se diera la cumbre paramilitar en la finca “Vendaval”, y que incluso en algún momento el mismo Echeverry Cadavid lo buscó para que intercediera por él ante el jefe del Bloque Centauros de las Auc, Miguel Arroyave —quien lo tenía amenazado de muerte— a cambio de contribuir con 400 millones de pesos para la financiación de las autodefensas del llano.

A pesar de los detalles de las múltiples acusaciones lanzadas por Don Mario, Nebio de Jesús Echeverry Cadavid declaró, como testigo en el proceso que la Corte Suprema adelantó contra su primo, no tener nexos con grupos paramilitares y aseguró que la mencionada reunión de jefes paramilitares realizada en 2000 se llevó a cabo en su propiedad simplemente porque el administrador de la finca la había prestado. Explicó, además, que en efecto había hecho presencia en el lugar pero fue enfático en señalar que no conocía a ninguna de las personas que allí se encontraban. Su testimonio no tuvo credibilidad para el alto tribunal que, en la sentencia, aseguró que Echeverry había faltado a la verdad en su declaración bajo juramento y por ende compulsó copias para que se le investigara también por el posible delito de falso testimonio.

El panorama se le complicó aún más al actual candidato cuando, un día después de que Don Mario rindiera testimonio, las autoridades de Estados Unidos lo incluyeron a él y a su primo Óscar de Jesús López en la Lista Clinton, señalados de ser testaferros de la organización criminal de Cuchillo. “Son accionistas en la empresa Proveedores y Distribuidores Nacionales S.A. (también conocida como Prodisnal S.A.), operadores de la cadena de supermercados El Proveedor, ubicados en toda la zona oriental de Colombia”, señalaba el comunicado emitido por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

En Colombia, la última vez que se supo de procesos en contra de los primos fue en marzo de 2014, cuando la Unidad de Lavado y Extinción de Dominio de la Fiscalía y la Dijín de la Policía ocuparon bienes valorados en cerca de un billón de pesos que estaban a nombre de los dos exgobernadores. Según la investigación, tanto Echeverry como López lograron amasar una importante fortuna por cuenta de su alianza con grupos paramilitares y las bandas criminales emergentes que surgieron tras la desmovilización de las Auc, como la Erpac, liderada por Cuchillo, quien en diciembre de 2010 murió ahogado en un riachuelo mientras escapaba de las autoridades.

En total fueron 491 bienes incautados, entre los que se encontraba la finca “Vendaval”, en la que 14 años atrás se reunieron los grandes jefes paramilitares para definir su estrategia de expansión y control en los Llanos Orientales.

Con ese pasado persiguiéndolo, Nebio de Jesús Echeverry vuelve ahora a la arena política para pelearse el cargo de la gobernación de Guaviare, aunque esta vez sin el respaldo de un partido político tradicional. Para los comicios regionales de octubre llegará apoyado por las Autoridades Indígenas de Colombia (AICO), que, luego de una larga batalla jurídica, lograron hace unas semanas que el Consejo Nacional Electoral les levantara la medida que les impedía entregar avales. Se trataba de una prevención transitoria mientras se resolvía un conflicto de fondo ocasionado por los desacuerdos en la elección de los integrantes de la mesa directiva de la colectividad.

Lo cierto es que la resolución del conflicto en AICO le cayó como anillo al dedo a Echeverry Cadavid quien finalmente consiguió quien le diera un espaldarazo.

El predio de Cuco ‘Vanoy’

El nombre de Nebio de Jesús Echeverry también aparece relacionado a otro conocido jefe de las Auc y narcotraficante: Ramiro Cuco Vanoy Murillo. Se trata de un negocio que se llevó a cabo en febrero de 1993, cuando el líder paramilitar le vendió al dirigente político un predio en Villavicencio, valorado en 218 millones de pesos. Se trata del terreno en el que actualmente está construido el centro comercial Unicentro, el mismo que cuatro años después pasó a manos del detenido narcotraficante Marco Antonio Gil Garzón, alias el papero, quien constituyó la firma Inversiones Gómez Gil S.A con un reconocido constructor para levantar el centro comercial.

En el documento notarial (ver facsímil) se constata que el terreno fue transferido a título de venta a Nebio de Jesús Echeverry Cadavid y a Álvaro Reyes García, quien en abril de 1997 lo negoció con el papero. En el escrito también quedó consignado el nombre de Edilma Echeverry Cadavid, en calidad de apoderada especial de Ramiro Vanoy.