Activan campaña contra decreto de biotecnológicos

Un video con mensajes sesgados y cuentas falsas en Twitter hacen parte del último intento para evitar que Colombia regule estos fármacos.

Captura del video ‘Medicamentos biotecnológicos seguros’, colgado en You Tube el 16 de agosto, sin referencia sobre a quién pertenece. / Youtube

En el video, cuya autoría nadie se atribuye, una mano hace dibujos mientras una voz masculina explica qué son los medicamentos biotecnológicos y por qué el país debería estar en contra del decreto con el que el Gobierno pretende regularlos. Video Scribe, o presentaciones dibujadas, es como se conoce a esta casi siempre entretenida técnica de animación que resulta útil a la hora de explicar conceptos complejos.

“Alerta”, dice en algún momento la voz, “en Colombia se está proponiendo hacer a un lado estas exigencias mundiales para cuidar la vida y en cambio permitir la entrada al país de medicamentos que ni son biotecnológicos originales ni son biosimilares, a los que no se les exigirían pruebas ni estudios propios de seguridad ni eficacia poniendo en riesgo tu salud, tu vida y la de todos los colombianos”. La voz termina su discurso con una invitación a compartir el video a través de redes sociales o correos electrónicos.

El video Medicamentos biotecnológicos seguros, subido por la cuenta Derecho a la Salud, de You Tube, y que hasta ayer tenía tan sólo 301 visualizaciones, evidentemente hace parte de una campaña contra la decisión que pretende tomar el Gobierno.

Es comprensible que el tema de los medicamentos biotecnológicos, a pesar de su importancia para la salud de los colombianos y las finanzas del sistema de salud, no llame mucho la atención.

Se trata de un debate complejo que espanta a la mayoría de personas por la alta mezcla de conceptos de ciencias biomédicas con tecnicismos jurídicos y regulatorios difíciles de entender.

Pero esta no es la única pieza de la repentina campaña en contra del decreto que lleva cuatro años en discusión. En los últimos días también han aparecido cuentas falsas en la red social Twitter (usuarios sin fotografías de perfil y escondidos detrás de seudónimos), las cuales “siguen” a los principales actores involucrados en este debate e intentan esparcir la idea de que la decisión que tomaría el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, al firmar el decreto en los próximos días o semanas va en contra de la salud de los colombianos.

El gremio de las empresas farmacéuticas, Afidro, negó a través de sus voceros que el video haya sido producido por ellos. Por su parte, Denis Silva, representante de la organización Pacientes Colombia, que agrupa a varios colectivos de pacientes, fue tajante en afirmar que “no somos los autores del video. Lo que hacemos lo realizamos de manera pública. Nosotros exigimos medicamentos seguros y a precios justos. Ni lo más caro es lo mejor ni lo más barato es lo peor”.

La campaña mediática es una prueba más de lo que está en juego: un negocio anual que supera los US$1.000 millones y que afecta la salud de pacientes con enfermedades reumatológicas como la artritis y distintos tipos de cáncer. Esto sin olvidar la estabilidad financiera del sistema de salud. En 2009, el 87% de los recobros al Fosyga correspondieron a medicamentos biotecnológicos, según un informe de Fedesarrollo.

También, en las últimas dos semanas, el gobierno colombiano ha sentido la presión en frentes distintos a los medios de comunicación. Desde Estados Unidos, la oficina del representante comercial de Estados Unidos, la Asociación de Empresas de la Industria de la Biotecnología y la poderosa Cámara de Comercio hicieron sentir su molestia ante un decreto que toca el jugoso mercado al abrir la puerta a la competencia con los productos “biosimilares”, es decir, copias menos costosas de las moléculas originales.

La autoridad sanitaria de Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), organización similar al Invima colombiano, también se sumó al difícil debate. En una carta enviada al gobierno colombiano, el organismo estadounidense planteó algunas preguntas en torno al decreto que ya fueron aclaradas por el propio ministro de Salud.

El video que hoy circula en redes sociales, de hecho, cuestiona el decreto colombiano citando a la FDA como una de las máximas autoridades mundiales en el tema. Aunque sin duda la autoridad es un referente para abordar el debate, no hay que olvidar la otra parte de su historia.

Según Philip J. Hilts, el veterano periodista científico de The New York Times y autor del libro Protegiendo la salud de los americanos: La FDA, negocios y 100 años de regulación, en las últimas décadas este organismo ha tenido una compleja relación con la industria. En una entrevista sobre el tema, Hilts sentenció: “Sí, las críticas a la FDA son correctas ya que favorece fuertemente a la industria”.

 

 

[email protected]

@pcorrea78