El oscuro panorama que dejó la pandemia en el informe anual de la fundación de Bill Gates

Noticias destacadas de Salud

El reporte anual, que evalúa los esfuerzos para reducir la pobreza extrema y otras desigualdades, este año reveló el retroceso causado por la contingencia sanitaria.

Hace unas semanas, la Fundación de Bill y Melinda Gates publicó su informe anual Goalkeepers, un reporte que evalúa los esfuerzos del mundo para poner fin a la pobreza extrema, el hambre y la desigualdad de género, entre otros indicadores. Como era de esperarse, la versión 2020 impactó por el oscuro panorama que la pandemia del COVID-19 ya dejó. “En un abrir y cerrar de ojos, una crisis sanitaria se convirtió en crisis económica, crisis alimentaria, crisis de la vivienda y crisis política. Hubo una colisión de todo contra todo”, señala el documento.

Entre otros resultados, el Goalkeepers mostró cómo la pobreza aumentó un 7% y el daño económico que causó la pandemia reforzó la desigualdad. Según el informe, desde 1870, tantos países no han estado en recesión al mismo tiempo. Las cifras de la Fundación Bill y Melinda Gates calculan que, en los últimos meses, 37 millones de personas han vuelto a caer en el extremo de vivir con un promedio de dos dólares por día.

El informe también resaltó la difícil situación de las minorías como las comunidades étnicas y raizales que se vieron especialmente afectadas. “La pandemia es la que más perjudica a las personas de color: se están enfermando y han muerto de COVID-19 y están padeciendo sus consecuencias económicas en tasas mucho más elevadas que los blancos. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, el 23 % de los estadounidenses blancos han declarado no estar seguros de poder pagar su alquiler en agosto, una estadística que no puede ser más alarmante. Sin embargo, entre los negros y los latinoamericanos, el número se duplica: el 46 % de ellos no creen poder pagar su vivienda”.

Para Bill Gates, el factor principal que habría que repensarse, y del cual se despliegan cientos de problemas más, es el sistema de salud mundial. Y, según el Goalkeepers, el acceso a la vacuna sería el principal indicador de los vacíos en este ámbito. El informe señala cómo en 2020 la cobertura de salud bajó a niveles que no se veían desde 1990. “Hemos retrocedido unos 25 años en aproximadamente 25 semanas”, agrega el reporte.

Frente al acceso de vacunas, el informe se basa en un estudio elaborado por la Universidad de Northeastern que trabajó en dos hipótesis iniciales: la primera señala que, si 50 países de ingresos elevados recibieran las primeras 2.000 millones dosis de la vacuna efectiva, se salvaría un 33%. Y, en el otro escenario, si todos los países recibieran los 3.000 millones de dosis distribuidas proporcionalmente según su población vulnerable, se evitarían 61% de las muertes.

Sin embargo, en entrevista con The New York Times, Gates reconoció que esto no sucederá pronto pues la administración Trump se ha negado públicamente a unirse al acuerdo de colaboración internacional Covax. Y, aunque en otra entrevista con National Geographic, el filántropo aseguró que el lema de la fundación es que “todas las vidas valen”, le reiteró al New York Times que la idea de asegurar las dosis no le parece del todo descabellada.

“No vas a lograr que Estados Unidos se trate a sí mismo como un 5 % aleatorio de la población mundial. Los contribuyentes estadounidenses han pagado dos tercios de los costos de los ensayos clínicos y de las dosis de fabricación incluso antes de que finalicen los ensayos. Sin ese dinero, las únicas vacunas disponibles serían las de Rusia o China”, señaló al medio norteamericano.

Lo cierto, es que el informe reitera una y otra vez la idea de que ningún país podrá superar este reto solo. Por eso, Gates espera que a principios del próximo año Estados Unidos llegue a pagar gran parte de los 4.000 millones de dólares que se estima que se necesitan para llevar las vacunas a todos países con bajos recursos en el mundo. “No existe una solución nacional a una crisis global. Todos los países deben trabajar juntos para poner fin a la pandemia y empezar a reconstruir las economías. Cuanto más tardemos en darnos cuenta de eso, más tiempo tardaremos (y más nos costará) volver ponernos en pie”, señala el informe.

Comparte en redes: