Ketamina para tratar la depresión

La ketamina se ha "mostrado prometedora" en el tratamiento rápido de la depresión mayor y los pensamientos suicidas, según un estudio estadounidense publicado esta semana

PxPhere

Todos los días, la ketamina corre por las venas de los pacientes que ingresan a urgencias en la mayoría de países de occidente como anestésico. También es consumida por algunos ravers en fiestas de música electrónica, sobre todo en Holanda, España e Inglaterra.

Un estudio del Royal College of Psychiatrists, publicado por el American Journal of Psychiatry encontró que la ketamina, usada a través de un spray nasal, puede llevar a “mejoras significativas” en los síntomas de la depresión en las primeras 24 horas.

Según el doctor Andrew Monte, profesor asistente de medicina de urgencias y toxicología médica en la Universidad de Colorado, le dijo al medio de música electrónica Thump, la ketamina es esencialmente “un calmante que deprime el sistema nervioso central. Sirve como anestesia general, así que los doctores y veterinarios la usan en cirugías”. Según explica, en dosis bajas actúa como sedante. En dosis algo más altas, es una anestesia disociativa, “es decir, hace que el sistema nervioso central casi se desconecte del cuerpo. Esto les permite a médicos y veterinarios procedimientos complicados sin que la persona o el animal sientan dolor”.

De acuerdo con los investigadores, esto significa que la droga está “un paso más cerca de que la Servicio Nacional de Salud de Gran Bretaña acepte la ketamina como antidepresivo”, según BBC. 

El estudio fue realizado en 68 personas con riesgo inminente de suicidio. A los pacientes se les trató en un hospital con antidepresivos. A la mitad se les suministró ketamina en forma de esketamina, y a la otra mitad se le suministró un placebo. A quienes se les suministró la droga tuvieron una rápida mejora en sus síntomas de depresión, y una mejora significativa en los primeros 4 semanas de tratamiento.

Sin embargo, a los 25 días, el efecto se niveló y la mejora no fue significativamente mayor. Es por esto que los investigadores creen que la ketamina sería útil en casos de riesgo inminente, y como acción inmediata ante la depresión grave y el intento de suicidio. Al contrario de los antidepresivos habituales, comienza a actuar a las pocas horas.

Dre acuerdo con BBC, el spray nasal ahora se está sometiendo a los ensayos de la fase tres antes de que se pueda autorizar para el tratamiento. Otros estudios habían suministrado ketamina en las mismas condiciones, pero vía intravenosa, así que este tratamiento sería menos invasivo y, aparentemente, igual de efectivo.

El informe de investigadores de Janssen Research and Development, una compañía de Johnson and Johnson, y la Escuela de Medicina de Yale, es el primer estudio sobre la ketamina como un tratamiento para la depresión que ha sido realizado por una compañía farmacéutica.