Niveles de dióxido de carbono en interiores podrían ser un peligro para la salud

El CO2 en habitaciones y oficinas puede afectar la cognición y causar problemas renales y óseos, advierten científicos de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos).

El equipo dice que se ha encontrado que las aulas, los ambientes de oficina y los dormitorios abarrotados o con poca ventilación tienen niveles de CO2 que superan las 1,000 ppm, y son espacios en los que la gente suele permanecer muchas horas seguidas. Wikimedia Commons

Los niveles de dióxido de carbono en interiores podrían nublar el pensamiento e incluso representar un peligro mayor para la salud humana. Así lo concluye el último estudio de la Universidad de Wisconsin, que revisó la evidencia actual sobre el tema y publicó el estudio en la revista Nature Sustainability. 

Los investigadores afirman que cada vez hay más evidencia que sugiere que los niveles de CO2 que se pueden encontrar en las habitaciones, aulas y oficinas pueden tener efectos perjudiciales en el cuerpo, incluido el efecto cognitivo. Cabe aclarar que si  bien los contaminantes del aire, como el material particulado y los óxidos de nitrógeno han sido objeto de investigación, poca se ha concentrado en los efectos del CO2 en la salud humana.

Sin embargo, los autores del último estudio, que revisa la evidencia actual sobre el tema, afirman que cada vez hay más investigaciones que sugieren que los niveles de CO2 que se pueden encontrar en las habitaciones, aulas y oficinas pueden tener efectos perjudiciales en el cuerpo, incluido el efecto cognitivo. 

De acuerdo con The Guardian, se pensaba que los niveles de CO2 tendrían que alcanzar una concentración muy alta de al menos 5,000 partes por millón (ppm) antes de que afecten a la salud humana. Pero un creciente cuerpo de investigación sugiere que los niveles de CO2 tan bajos como 1.000 ppm podrían causar problemas de salud, incluso si la exposición solo dura unas pocas horas, como sucede en habitaciones, oficinas y aulas de clase. 

El equipo dice que se ha encontrado que las aulas, los ambientes de oficina y los dormitorios abarrotados o con poca ventilación tienen niveles de CO2 que superan las 1,000 ppm, y son espacios en los que la gente suele permanecer muchas horas seguidas. También se ha encontrado que los trenes y aviones con aire acondicionado superan los 1,000 ppm.

Los investigadores estudiaron todos los estudios que relacionaran niveles de CO2 con el desarrollo de afecciones de salud. En un estudio de 24 empleados en una oficina, las puntuaciones cognitivas fueron 50% más bajas cuando los participantes estuvieron expuestos a 1,400 ppm de CO2 en comparación con 550 ppm durante un día de trabajo. También examinaon el impacto de los niveles de CO2 en los animales y descubrieron que la exposición de unas pocas horas a 2,000 ppm estaba relacionada con las respuestas inflamatorias que podrían provocar daños en los vasos sanguíneos. También hay evidencia tentativa que sugiere que la exposición prolongada a niveles entre 2,000 y 3,000 ppm está vinculada a efectos que incluyen estrés, calcificación renal y desmineralización ósea.

El equipo agrega que el aumento de los niveles de CO2 en el exterior significará un aumento de los niveles en el interior, una situación que podría verse agravada por el mayor uso de ciertas unidades de aire acondicionado, las personas que pasan más tiempo en el interior, las técnicas de construcción que ahorran energía y la creciente urbanización, señala el diario británico.

870241

2019-07-10T12:56:17-05:00

article

2019-07-10T12:56:17-05:00

hcalle_250705

none

- Redacción Vivir

Salud

Niveles de dióxido de carbono en interiores podrían ser un peligro para la salud

82

3181

3263