Se disparan muertes por sobredosis de heroína en EE.UU.

Más de 8.200 personas murieron de sobredosis de heroína en 2013.

Las muertes por sobredosis de heroína casi se cuadruplicaron en Estados Unidos.Bloomberg News

El consumo de heroína y las muertes por sobredosis de esta droga están aumentando rápidamente en Estados Unidos, particularmente entre las mujeres, informaron el martes autoridades de salud estadounidenses.

Más de 8.200 personas murieron de sobredosis de heroína en 2013, casi el doble que la cantidad de fallecidos registrados sólo dos años antes, según un informe de Vital Signs divulgado por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Además, el consumo de heroína entre mujeres se duplicó desde 2002 al alcanzar 1,6 mujeres cada 1.000 en 2013.

En el mismo período, el uso de este narcótico en términos generales aumentó 50%, a 3,6 consumidores cada 1.000 personas en todo el país.

Actualmente, cerca de 500.000 personas son adictas a la heroína en Estados Unidos, detalló a periodistas el director de los CDC, Tom Frieden.

"El consumo de heroína está aumentando rápidamente en casi todos los grupos demográficos y, debido a este incremento, estamos ante un aumento de las muertes", dijo.

"Cerca de una de cada 50 personas que son adictas a la heroína pueden morir cada año a causa de su adicción", añadió Frieden.

"Esta es una proporción notoriamente alta y debemos reflexionar sobre lo peligrosa que es la adicción a la heroína y lo peligroso que es tener fuentes de suministro de heroína cuya pureza puede cambiar rápidamente". También advirtió sobre el riesgo de la administración intravenosa.

El informe de los CDC se basó en un análisis de datos de 2002 a 2013 de la Encuesta Nacional sobre Salud y Consumo de Drogas.

Una de las razones clave que explican el aumento del consumo de heroína --un derivado de la morfina-- es el incremento de personas adictas a medicamentos de prescripción, que contienen los mismos ingredientes activos que la heroína, explicó Frieden.

Frieden dijo que algunos adictos a los fármacos tienen la errónea idea de que pueden usar la heroína como un reemplazo a los analgésicos de prescripción.

"En general, lo que descubrimos es que a mayor tasa de consumo de opiáceos, mayor es la tasa de consumo de heroína".

Otra razón, añadió Frieden, es el bajo costo de esta droga que se puede conseguir fácilmente en la calle: cuesta cinco veces menos que un analgésico de prescripción.

En la década estudiada, las muertes por sobredosis de heroína casi se cuadruplicaron.