Por: Julio Carrizosa Umaña

Ambientes violentos

Como ha sucedido tantas veces en Colombia, se firma la paz con un grupo e inmediatamente empieza o se fortalece otro tipo de violencia. Esta vez las primeras víctimas fueron quienes habían entregado las armas y luego se atacó a la selva en donde se escondían los rebeldes. Las siguientes víctimas fueron los que tenían alguna forma de liderazgo y se veían como enemigos de intereses específicos. Casi al mismo tiempo aumentó la violencia contra mujeres y niños y la semana pasada el Eln, fiel a sus deformidades mentales y a su tradicional irrespeto a la vida, se ensañó contra los jóvenes que estaban aprendiendo a ser policías en la paz futura, destruyendo así todas las posibilidades electorales de la izquierda democrática y alentando a las otras violencias.

Parques Nacionales Naturales de Colombia informó este viernes que a partir del 28 de enero cerrará las puertas del Parque Tayrona, con el objetivo de darle un descanso al área protegida y permitir la restauración de los diferentes ecosistemas. La medida regirá hasta el 28 de febrero.

Esta decisión, que hace parte del programa #RespiraTayrona, se tomó por solicitud de los pueblos indígenas kogui, wiwa, arhuaco y kankuamo pertenecientes a la Sierra Nevada de Santa Marta, quienes pedían realizar los procesos culturales de limpieza, sanación y protección ambiental y espiritual.

Por medio de un comunicado, Parques Nacionales Naturales explicó que la decisión “hace parte de una estrategia concertada entre estos pueblos y la entidad ambiental, que busca darle un respiro a la fauna y flora del lugar y así permitir la regeneración de los procesos naturales de las playas, los ecosistemas y las especies que habitan en el Parque Tayrona”.

Como ha sucedido tantas veces en Colombia, se firma la paz con un grupo e inmediatamente empieza o se fortalece otro tipo de violencia. Esta vez las primeras víctimas fueron quienes habían entregado las armas y luego se atacó a la selva en donde se escondían los rebeldes. Las siguientes víctimas fueron los que tenían alguna forma de liderazgo y se veían como enemigos de intereses específicos. Casi al mismo tiempo aumentó la violencia contra mujeres y niños y la semana pasada el Eln, fiel a sus deformidades mentales y a su tradicional irrespeto a la vida, se ensañó contra los jóvenes que estaban aprendiendo a ser policías en la paz futura, destruyendo así todas las posibilidades electorales de la izquierda democrática y alentando a las otras violencias.

¿Qué es lo que nos pasa? Creo que los colombianos estamos en mora de reflexionar para contestar esa pregunta. Algunos políticos importantes insisten en que la culpable es la impunidad, pero es difícil aceptar esta simple respuesta en un país en donde las cárceles son atroces, están atestadas y las ofensas personales se pagan con la vida. Entonces, ¿es la cultura? ¿Son los genes? ¿Es la falta de educación? ¿Es la miseria? ¿Es el trago? ¿ Es la guerra contra las drogas? ¿Es el clima? ¿Es el hambre? ¿Es el afán de lucro? ¿Es la geografía? ¿Es el tipo de alimentos? ¿Son las ideas? ¿Es la inequidad? ¿Es el miedo? ¿Es todo eso?

Alguien debería convocar a una reflexión colectiva y masiva a la cual aportaran sus respuestas los criminólogos, los filósofos, los historiadores, los psicólogos, los científicos políticos, los neurólogos, los sociólogos, los antropólogos y también los economistas y los abogados. Yo he sugerido en La Paz Querida y en Futurible que esta reflexión se inicie con la apertura de un portal en la red desde donde podamos todos escribir un libro abierto con nuestros pensamientos acerca de la gravedad de la situación; un libro en donde todos los colombianos podamos aportar una frase, un verso, una denuncia, todo otro libro, una canción, un video, un ensayo, un recuerdo, una fotografía, una denuncia, una película entera, un dibujo, un óleo o, simplemente, gemidos. Con las nuevas tecnologías todo podría quedar almacenado y abierto para siempre en una de nuestras nubes. De algo podría servir en el futuro.

836049

2019-01-25T22:00:16-05:00

column

2019-01-25T22:15:02-05:00

[email protected]

none

Ambientes violentos

19

4188

4207

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julio Carrizosa Umaña

El “fracking” y el empleo

El glifosato en la Cumbre Ambiental Colombiana

La Urbanización de la Sabana de Bogotá

Bosques, PND y Banco de la República