¿Ataques del Eln en Bogotá?

La mayoría de casos desde julio de 2014 se le atribuye a esa guerrilla. Coordinación entre Nación y Distrito, estrategia para blindar a Bogotá.

Bogotá amaneció ayer con operaciones en diferentes puntos de la ciudad, luego de los ataques del pasado jueves. / AFP

“Todas las hipótesis apuntan a que la guerrilla del Eln sería la responsable de los recientes atentados en Bogotá”. Así lo manifestó el presidente Juan Manuel Santos al término del consejo extraordinario de seguridad que se celebró ayer en la Casa de Nariño. Al mismo asistieron autoridades distritales y la cúpula de las Fuerza Pública. El objetivo fue analizar la situación después de dos explosiones en la capital que afectaron sedes del fondo de pensiones Porvenir ubicadas en la calle 72 con carrera 10 y en la calle 13 con calle 46, que dejaron 10 personas lesionadas.

El mandatario agregó, sin embargo, que no es clara la verdadera intención de esa guerrilla con los atentados en Bogotá. Se barajan varias hipótesis: presionar una mesa de negociación o, como lo hicieron en julio de 2014, celebrar con actos terroristas el nuevo aniversario de su creación. Sea cual sea la razón de los ataques, el presidente Santos fue enfático en advertir que no van a mover la voluntad del Gobierno “un solo centímetro”.

La declaración de Santos tiende a alejar el foco inicial que se había puesto sobre las Farc, cuyos negociadores, de hecho, madrugaron a asegurar desde La Habana que no fueron los autores. “Muchos hechos se le atribuyen a las Farc, aunque no lo sean, pareciéndose más a una pesca en río revuelto de una extrema derecha que no quiere el progreso de los diálogos", señalaron.

A pesar de llevar un año reportando explosiones de petardos en Bogotá, sólo hasta ayer hubo una orden expresa para recuperar algo que se perdió en los últimos años: trabajo coordinado entre Nación y Distrito. Por eso, representantes de la Alcaldía y del Ministerio de Defensa se reunirán semanalmente para coordinar acciones. La Policía, además, sacó a la calle a 500 uniformados que trabajan en oficinas para reforzar la vigilancia, mientras que 2.000 soldados rondarán en las afueras de la ciudad para reactivar el plan candado. A esto se sumará el trabajo mancomunado de las agencias de inteligencia.

Según informaron las autoridades, ya se conocen los primeros resultados: luego de revisar las cámaras de seguridad, se tienen retratos hablados de los presuntos autores y están tras la pista de una mujer que habría dejado uno de los dos artefactos.

Seguidilla

El Eln no solo sería responsable de estos ataques sino de la mayoría de atentados que ha sufrido Bogotá desde junio del año pasado. A la fecha, son 14 explosiones en localidades como Chapinero, Teusaquillo, Usaquén, Kennedy, Santa Fe y Engativá. 27 personas ha resultado heridas, algunas de ellas de consideración, como el caso de Álvaro Torres, de 45 años, víctima de la explosión del jueves en Puente Aranda. Hoy está en cuidados intensivos. (Ver nota anexa).

Y es que, de acuerdo con el análisis de las agencias de inteligencia, las últimas explosiones en la capital y los artefactos que se han logrado desactivar tienen el mismo modus operandi: personas inadvertidas que dejan los explosivos para detonarlos a través de celulares. Además, frente al uso de los artefactos, también se advierten características similares, desde el explosivo usado hasta la forma de detonación. Estos elementos llevan a las autoridades a concluir que detrás de los hechos estaría una misma organización delincuencial.

Todo apunta, sin embargo, a que los actores materiales de los atentados no son directamente milicianos de un grupo subversivo. A finales de marzo, fue desarticulada una banda de delincuencia común conformada por cinco sujetos, supuestamente responsables de activar cuatro petardos en la ciudad. Según el general Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional, esa banda criminal “fue instrumentalizada por el Eln para colocar los artefactos explosivos y generar temor y angustia en la comunidad.

A estos delincuentes se les inculpó de por lo menos cuatro atentados en Bogotá. El que se registró en febrero cerca a un CAI móvil en el sector de La Macarena; otro que fue detonado contra una sede política de Opción Ciudadana en la localidad de Teusaquillo; un tercero contra una sede bancaria situada en la misma zona; y el ataque a una caravana de policías en el barrio Quiroga.

Antier pudo haber sucedido algo similar. una alianza entre el Eln y la delincuencia común para causar miedo en Bogotá. Fuentes de inteligencia de la Policía revelaron que el grupo guerrillero retomó su actividad en Bogotá, inicialmente por Ciudad Bolívar, donde se han aliado con delincuentes comunes, pagándoles a jóvenes inexpertos para detonar explosivos.

No es tan claro

El Espectador contactó a dos investigadores que conocen y han estudiado el accionar del Eln. El profesor Víctor de Currea-Lugo y el asesor de la Fundación Paz y Reconciliación, Luis Eduardo Celis. El primero consideró que, a pesar de las sindicaciones de Santos, aún es apresurado adjudicarle la autoría de los atentados a esa guerrilla, pues ya se han atribuido hechos criminales a la subversión en los que no ha participado. En su concepto, las explosiones sirven más a quienes están en contra del proceso de paz.

Sin embargo, el hecho de que una guerrilla tenga expectativas de un proceso de paz no significa que cese sus acciones armadas. La mejor prueba la han dado las Farc con su arremetida de las últimas semanas en el sur del país. El analista responde que en caso de que se compruebe que fue el Eln, solo cabría interpretarlo como una torpeza, sobre todo por la afectación directa a civiles. De todas formas, insiste: “El Eln es radical, pero no estúpido. Cuando se ha equivocado lo reconoce. No creo que utilice el ataque a civiles porque no hace parte de su dinámica”.

Luis Eduardo Celis, por otra parte, indicó que, ante la duda sobre su autoría directa en los actos terroristas en Bogotá, los mandos elenos deberían pronunciarse con prontitud: “Las Farc salieron a primera hora a decir que no eran los responsables. El Eln debería actuar en consecuencia porque en estos casos, el silencio otorga”. Además agregó que atacando Bogotá, se cometería un error debido al alto rechazo que las guerrillas tienen en los distintos contextos urbanos.

Sobre las estructuras de esa guerrilla en la ciudad, Víctor De Currea-Lugo aclaró que militarmente las hay, pero históricamente han estado más enfocadas hacia lo político, a través de estudiantes universitarios. En contraste, Celis recordó que el Eln siempre ha sido urbano y ha tenido, particularmente, un vínculo con Bogotá.

La cuenta en Twitter de la Radio Nacional Patria Libre (Ranpal), que difunde contenidos que divulga el Eln, se ha dedicado esta semana a recordar la conmemoración de los 51 años de esa guerrilla, que se cumplen hoy. Sin embargo, ante las preguntas de varios tuiteros sobre el vínculo con los atentados, respondieron que no sabían “absolutamente nada” y no tenían ningún parte sobre el caso. Anunciaron, eso sí, que su comandante, Nicolás Rodríguez Bautista, alias ‘Gabino’, se pronunciará sobre las exigencias de Santos para negociar.