Biden: implicaciones ambientales para Colombia

Noticias destacadas de Opinión

Estados Unidos es hoy un país de incertidumbres. Entre los temas con mayores interrogantes está el medio ambiente. En este campo hay tres asuntos de gran importancia que Biden propuso en su campaña y tendrán diversas implicaciones, dependiendo del camino que recorra: volver al Acuerdo de París, que EE. UU. sea un país neutral en emisiones para el 2050 y que el sector energético sea de emisiones cero para 2035.

La determinación del presidente electo, los congresistas, las presiones ciudadanas y la política internacional influirán al definir el camino a recorrer. Las metas son claras, pero falta conocer cómo podrán aproximarse a objetivos que son de Estado más que de gobierno. En los cuatro años de Biden se avanzará una fracción del camino en un tiempo definitivo para “dejar marcada la trocha”. Obama había hecho algunos avances y Trump logró grandes retrocesos. Los cambios tendrán importantes impactos para los estadounidenses y el mundo.

El reintegro de EE. UU. al Acuerdo de París presionará a muchos países a cumplir sus compromisos climáticos y orientará gran parte de la cooperación internacional hacia el mismo propósito. Colombia deber ser más efectiva en la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero. En esto el cambio de uso del suelo, es decir la deforestación y las prácticas agropecuarias, juega un papel crucial. Gobierno y sociedad tenemos que ser más eficaces, pasar del discurso a la gestión, y la cooperación internacional debe apoyar con mayores recursos y nuevas estrategias que favorezcan la conservación y el uso sostenible del bosque. Esto incluye el desarrollo de mercado para los productos extraídos de manera sostenible del bosque, la compensación por beneficios globales derivados de mantener la integridad ecosistémica de la Amazonia y el Pacífico, y evitar la destrucción de la biodiversidad por el uso del glifosato, entre otros temas. Biden se comprometió a incrementar los impuestos a las emisiones de carbón en el comercio internacional y definir cuotas limitadas de participación en el intercambio internacional a los países que no estén cumpliendo sus compromisos de cambio climático. Esto afectará volumen y precios para carbón y petróleo.

Que EE. UU. sea neutral en carbono para el 2050 requiere muchos ajustes legislativos y tecnológicos. Las medidas más efectivas generalmente tienen implicaciones económicas de corto plazo y afectan sectores que se opondrán al proceso. Tomar medidas efectivas no se ve tan fácil, dependerá del apoyo del Congreso, siempre presionado por el lobby de grupos económicos que interfieren en el proceso.

Tener un sector energético neutral para el 2035 requiere mover muchas fichas y tendrá oposición. Biden ha prometido apoyar el desarrollo tecnológico de energías limpias y de las baterías de almacenamiento, impulsar la generación con fuentes renovables alternativas y buscar eficiencia en el uso de la energía. Para la recuperación económica, También, promover la reconversión tecnológica en industrias contaminantes, adecuar la infraestructura al cambio climático, desarrollar sistemas de transporte masivo para disminuir emisiones asociadas al transporte individual y reducir la contaminación. Esto se expresará en presión de EE. UU. a Colombia por una gestión ambiental más eficiente.

El mundo debe alinearse para evitar la agudización de la crisis climática. La intervención del mercado internacional con impuestos y sanciones por responsabilidad climática es necesaria y efectiva. Se requiere un acuerdo entre la Unión Europea, EE. UU. y Japón o China.

Comparte en redes: