Por: Jorge Gómez Pinilla

Breve ensayo sobre la vergüenza de ser colombiano

Hay dos noticias de reciente factura que producen vergüenza de haber nacido en Colombia: una, la designación de Alejandro Ordóñez como embajador de Colombia ante la OEA; dos, el triunfo de los corruptos en la consulta del pasado domingo 26 de agosto.

Lo de Ordóñez es vergonzoso porque se trata de un exprocurador manchado por actos de corrupción, que se hizo reelegir repartiendo puestos y prebendas entre magistrados y congresistas, y por tal motivo fue despedido de su cargo por el Consejo de Estado. Ahí el discurso del presidente Duque a favor de la consulta anticorrupción se contradice con sus actos de gobierno, y les dan sentido a estas palabras de Matador: “El bisoño presidente Iván Duque acaba de decir “Colombia no aguanta más corrupción” y nombra a Ordóñez embajador ante la OEA. Explíquenme eso”. (Ver trino).

Obedientes a Matador en busca de una explicación, a favor de Duque obraría que ciertos cargos son decisión autónoma de su jefe, Álvaro Uribe: el de Ordóñez, sin duda; el del empresario Guillermo Botero convertido en mindefensa; el del repitente minhacienda, Alberto Carrasquilla; el de Alicia Arango en mintrabajo; el de su cuñado Carlos Enrique Moreno como súper consejero presidencial.

Así no sea de la “cuerda” de Duque, no deja de ser vergonzoso para la nación que un homofóbico y fanático religioso como Ordóñez sea nuestra representación oficial ante la Organización de Estados Americanos (OEA). Un verdadero “mosco en leche” en un entorno progresista, según acertado trino de Humberto de la Calle. (Ver trino).

Pero la verdadera vergüenza, el verdadero oso en carne propia ante los ojos del mundo ocurre cuando invitan a los 36’421.026 colombianos que componen el censo electoral a que con su voto ejerzan el mandato ciudadano de limitarles el margen de acción a los corruptos, y ni siquiera una tercera parte de ellos (11’667.702) acude a la cita con la decencia: si quisiéramos ver el vaso medio vacío bastaría recordar que a la pasada elección presidencial acudieron 18 millones de votantes, y para verlo medio lleno se diría que la consulta anticorrupción obtuvo 1’294.622 más votos que los 10’373.080 que sacó Iván Duque.

Es innegable que esos casi 12 millones de votos constituyen un capital político y son un mensaje de advertencia a los corruptos, pero no alcanzó al nivel de un “tatequieto”, que lo habría sido si se hubiera llegado al umbral. Acudiendo al repertorio popular, fue más bien a un nivel “traqueto quieto”, pues tendrían razón los que dicen que faltó el último centavo para completar el peso.

No nos llamemos a engaños, los corruptos están de plácemes, tuvieron buen recibo mensajes como este trino de Álvaro Uribe el mismo día de la consulta, a temprana hora: “El dr Petro me acusa de delitos de lesa humanidad, clama para que me lleven a la cárcel y para eso hace gastar 300.000 millones”. (Ver trino). En honor a la verdad esa plata la hizo gastar el mismo Uribe, pues la consulta iba a ser el día anterior a la elección presidencial –en cuyo caso habría costado 25.000 millones– pero el mandamás del CD puso como condición para apoyarla que la pasaran al 26 de agosto, y por eso quedó costando más de 300.000 millones, y llegado el día de su realización le volteó el rabo (de paja).

Según Daniel Samper Ospina, el resultado final de la consulta “es un hito de nuestra historia. Lo de hoy representa un silencioso movimiento ciudadano que se levantó sin ruido para pedir que el país cambie. Este no es el final de una historia sino su comienzo”. (Ver video). En coincidencia con el youtuber de 44, Jorge Cardona Restrepo considera en su muro de Facebook que “más de 11 millones y medio de votos tienen un significado y un impacto político inmenso, sin precedentes en Colombia; se ha partido en dos la historia política y electoral de la nación”.

Eso es cierto y es la parte que nos consuela en la derrota, pero la otra cara de la moneda deja ver que los congresistas seguirán percibiendo sus morrocotudos salarios y no habrá iniciativa legal que de ahora en adelante los obligue a rebajarlos, y quedará en veremos la cárcel sin detención domiciliaria para los corruptos y la prohibición de volver a contratar con el Estado, y los mismos congresistas se encargarán de prolongar en el tiempo la adopción de pliegos tipo en la contratación pública, y embolatarán lo de máximo tres períodos en corporaciones públicas o lo estirarán a cinco… y así.

No es que estemos en plan de llorar sobre la leche derramada, al menos no en este caso. Se trata es de aprender a caminar con pies de plomo sobre un sendero plagado de espinas y rastrojo, donde la sola certeza de saber que quien hoy maneja las riendas del poder presidencial es Álvaro Uribe y no Iván Duque nos sirve de catalizador para entender por qué en una circunstancia como la actual un pesimista es un optimista bien informado.

Y si no me creen, esperemos a que arranquen las “negociaciones” con la rama de la justicia a ver cómo Duque le cumple a su patrón el mandado de transformar las altas cortes en una sola, a la medida de la impunidad que tanto necesita.

Lo más triste de todo es ver el grado de complacencia o complicidad de los medios de comunicación con ese sujeto. Como dijera con demoledora lucidez Sara Tufano en columna para El Tiempo, “¿Por qué los medios han normalizado el uribismo? ¿Por qué no le critican a Uribe su enfermiza egolatría, su populismo fascistoide? ¿Por qué no cuestionan al Centro Democrático, un partido autocrático con un jefe supremo a quien sus seguidores le rinden obediencia absoluta y consideran un prócer de la patria?”.

DE REMATE: La única parte positiva de semejante disparate (un país que llevado de cabestrillo por un megalómano autoritario primero se manifiesta mayoritariamente contrario a la paz y luego les brinda visa de residencia permanente a los corruptos) es que por estos días no tengo previsto ningún viaje al extranjero. Me sentiría muy avergonzado ante los oficiales de inmigración que vieran la procedencia de mi pasaporte…

En Twitter: @Jorgomezpinilla 

http://jorgegomezpinilla.blogspot.com/

Le puede interesar: "Así lo roban en Colombia y usted ni cuenta se da" 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Gómez Pinilla

El aviso de la debacle

Objetivo: sacarle billete a un magnicidio

Un Zuleta zalamero y un secuestro sospechoso

El alcalde de Neiva y sus “hombres probos”

¿Duque salvó a Cristo? ¿En serio…?